Nueva esperanza contra el cáncer

Los nuevos tratamientos contra el cáncer traen un mensaje de esperanza. La mortalidad se ha reducido un 22,6% en solo tres décadas, como explica el documento infográfico divulgativo titulado «El valor del medicamento en oncología», elaborado por Farmaindustria.


La palabra cáncer es el término empleado para definir a un conjunto de más de 200 enfermedades muy diversas y caracterizadas por un crecimiento anómalo de células malignas. El cáncer se corresponde en la actualidad con la segunda causa de mortalidad global y, de acuerdo con los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), fue responsable solo en 2015 de 8,8 millones de decesos en todo el planeta. Es decir, cerca de uno de cada seis fallecimientos que se producen en el mundo es causado por el cáncer.

 En el caso específico de España, y según muestran los últimos datos publicados por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en 2015 se diagnosticaron un total de 247.771 nuevos casos de cáncer -148.827 en varones y 98.944 en mujeres-, una cifra que excede en un millar las estimaciones inicialmente previstas para el año 2020.

Sin embargo, los nuevos tratamientos contra el cáncer están cambiando el sino de la batalla contra esta enfermedad, logrando mayores tasas de curación, de supervivencia y de calidad de vida de los pacientes. De hecho, el porcentaje de pacientes con cáncer que sobrevive a día de hoy cinco años tras el diagnóstico se establece ya en un 70%, aunque las tasas de supervivencia pueden variar según el tipo de cáncer que se aborde.

Gracias a los frutos de la investigación biomédica, la mortalidad asociada a la gran mayoría de tumores y al cáncer en general se ha reducido de forma muy significativa en las últimas décadas. Los avances en el abordaje de las enfermedades oncológicas han posibilitado que en los últimos 30 años se hayan salvado más de cuatro millones de vidas solo en Europa.

Causas

Dado que el cáncer no es una única enfermedad, sino un grupo en el que se engloban más de 200 patologías diferentes, las causas por las que aparece son muy diversas. Por ejemplo, la infección por el virus del papiloma humano (VPH) es responsable de la inmensa mayoría de los casos de cáncer de cérvix, mientras que los virus de las hepatitis B y C se encuentran detrás de un número muy considerable de diagnósticos de cáncer de hígado.

Sin embargo, a día de hoy se conoce que las principales razones que promueven la transformación de una célula sana en una célula maligna y, por tanto, el desarrollo de una enfermedad oncológica son la mala alimentación, la falta de actividad física y el consumo de alcohol y, muy especialmente, de tabaco, responsable de hasta un 33% de todos los casos de cáncer en todo el mundo.

Como alerta la OMS, «alrededor de un tercio de las muertes por cáncer se debe a los cinco principales factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal (IMC) elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol». Entre estos factores de riesgo cabe destacar, sobre todo, el envejecimiento. La razón se explica porque, con el paso de los años, el organismo acumula factores de riesgo que promueven la formación de un tumor y va perdiendo progresivamente la capacidad para contrarrestar los daños causados por estos factores de riesgo. El resultado es que en torno a un 77% de los casos de cáncer se diagnostican en personas mayores de 55 años.

Nuevos tratamientos

La incorporación al arsenal terapéutico de nuevos tratamientos antitumorales ha posibilitado que la mortalidad asociada al cáncer se haya reducido en hasta un 22,6% en menos de tres décadas -desde 1990 hasta la actualidad-. En consecuencia, el porcentaje de pacientes con cáncer que sobrevive a día de hoy un mínimo de cinco años tras el diagnóstico se establece en un 70%, frente al 57% en el año 1990.

Es más, el desarrollo de nuevos tratamientos, incluidos los fármacos antitumorales innovadores, ha permitido que la esperanza de vida de los pacientes con cáncer haya aumentado hasta un 83% desde el año 1980. De hecho, la probabilidad de que un paciente de cáncer sobreviviera cinco o más años tras el diagnóstico creció un 39% entre los años 1975 y 2007 para la población general y un 43% para los pacientes pediátricos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
33 votos
Tags
OMS
Comentarios

Nueva esperanza contra el cáncer