¿Cuál es tu fobia?

CASI TODOS TENEMOS ALGUNA El problema está en cuando los miedos irracionales provocan una angustia tan fuerte que condiciona la vida cotidiana. Casi siempre tienen cura

;
Fobias de películas muy reales El miedo a las arañas, a los payasos, a salir de casa o coger un avión ha inspirado a más de un guinista pero los cierto es que las fobias no existen solo en la gran pantalla

ASeguro que alguna vez has sentido miedo. El miedo es algo inherente al ser humano. Pero, a veces, es tan intenso y desproporcionado que quienes lo sienten no pueden llevar una vida normal. Fobos era el hijo de Ares y Afrodita en la mitología griega, era la personificación del pánico. De ahí viene la palabra fobia que ahora sirve para definir un trastorno de salud emocional o psicológico. Según la Organización Mundial de la Salud más del 7 por ciento de la población padece alguna de ellas. Pero, vamos a ir por partes, ¿qué es una fobia? Nos responde el psiquiatra Luis Ferrer y la define así: «Un miedo irracional, intenso y persistente a algo, a un objeto, a un animal, a una situación, a una circunstancia...». ¿Y el miedo?: «Es una respuesta fisiológica general del organismo, tanto física como psíquica, frente a una situación que el cerebro computa como un peligro que compromete la vida del individuo o su integridad física». Eso es el miedo pero no podemos olvidar que no podemos vivir sin él, lo necesitamos. ¿Cuándo se convierte el miedo en fobia? «Fundamentalmente cuando te paraliza, cuando no te permite hacer mucho más que evitarlo, cuando es persistente y, lo más importante, cuando quién lo siente se da cuenta de que es un miedo irracional». Tener miedo a un perro rabioso que se te acerca es normal pero el fóbico siente lo mismo con un caniche manso a diez metros de distancia. ¿Cómo se manifiesta una fobia? Temblor, sudoración, taquicardia, sensación de irrealidad, de despersonalización, te miras al espejo y no te reconoces, sensación de inestabilidad, presión en el pecho, angustia profunda y, muchas veces, sensación de muerte inminente. Estos son los síntomas físicos que se producen cuando hay una descarga de un miedo exagerado. «Esa descarga física que produce el miedo se codifica en una estructura cerebral pequeñita, del tamaño de una lenteja, que es el chip de nuestra historia. Ese chip guarda toda la memoria de nuestra especie con situaciones en las que, por ejemplo, nos caímos mil veces de los árboles cuando éramos monos, de ahí la acrofobia (miedo a las alturas)», según Luis Ferrer de ahí vienen las fobias específicas. La claustrofobia es el miedo a los espacios cerrados y casi nunca se da antes de los 30 o los 40 años. Antes de los 20 años sí se desarrolla la Fobia social que tiene los mismos síntomas pero frente a situaciones en las que el sujeto siente que está expuesto a la mirada del otro, a ser juzgado. Esta fobia se basa en dos claves: o es gente a la que siempre han estado minusvalorando desde pequeños o gente demasiado perfeccionista. Para mucho que hablar dan también las fobias simples, miedo a situaciones que no son específicamente comprometidas. Por ejemplo, el miedo a los genitales femeninos. ¿Existe de verdad? Le pregunto al psiquiatra, «sí, se llama erotofobia». Son miedos muy particulares, muy concretos. Tienen que ver con las experiencias de la propia persona. Lo cierto es que hay una lista de fobias sinfín en Internet: trihexafobia (miedo irracional al número 666 que se dice que tenían Robert y Nancy Reagan), xantofobia (miedo al color amarillo), optofobia (miedo a abrir los ojos), apeirofobia (miedo al infinito), sofofobia (miedo a saber y a adquirir nuevos conocimientos) y, atención a esta, hipopotomonstrosesquipedaliofobia (temor a las palabras grandes). Existen tantas fobias como seres humanos, dice Ferrer. «Seguro que cada uno de nosotros tenemos un miedo extraño a algo». Hay que tener en cuenta una cosa a la hora de entender las fobias, una particularidad del cerebro humano: no distingue imágenes reales de imágenes mentales. Normalmente las fobias son un mecanismo de defensa. ¿De qué nos defendemos cuando las desarrollamos? Básicamente de la angustia. «Todos tenemos angustia por el mero hecho de existir pero cuando esa angustia se dispara ya se transforma en ansiedad, si la ansiedad se vuelve insoportable el propio aparato psíquico pone en marcha mecanismos para defenderse de esa angustia que es un miedo sin cara». ¿Las fobias se curan? La gran mayoría sí. Es fundamental el abordaje psicoterapéutico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
OMS
Comentarios

¿Cuál es tu fobia?