Ellos ganaron más que Messi y Cristiano

No son futbolistas, contra todo pronóstico. Los deportistas que encabezan la lista Forbes son dos boxeadores que en el último año han logrado ganar más dinero que Messi y Ronaldo.


Cuando hablamos de sueldos desorbitados todos pensamos en futbolistas, como es el caso de Messi o Cristiano Ronaldo. No obstante, esta semana la revista Forbes ha llegado para acabar con uno de los mitos más establecidos. Los futbolistas no son los que más ganan, ni siquiera son los deportistas que más ganan. En lo alto de la lista de Forbes de celebridades que más dinero han recibido el año pasado sí hay dos deportistas pero no son futbolistas y su fama no se acerca ni de lejos a la de la mayoría de estos.

Esas dos plazas están ocupadas por dos boxeadores: el estadounidense Floyd Mayweather y el filipino Manny Pacquiao. Dos hombres que indiscutiblemente son los mejores en lo suyo pero que también son unos perfectos desconocidos para la mayoría del mundo que no es aficionado al deporte de los puños.

Mayweather y Pacquiao ocupan esos dos primeros lugares este año porque se enfrentaron en un combate que, como ocurre cada pocos años en el mundo del boxeo, se convirtió en el «combate del siglo». Y aunque eso pudiera ser discutible desde el punto de vista deportivo, desde el crematístico no lo es en absoluto. Dicho combate le ha permitido a Mayweather embolsarse la friolera de 300 millones de dólares. Pero parece que perder tampoco es un mal negocio si se boxea, ya que el derrotado Pacquiao se hizo con 160 millones de dólares.

Unas cifras astronómicas que no solo sitúan a ambos a la cabeza del pelotón de ricos sino que les sirven para batir récords. Hasta ahora, el deportista que más dinero se había embolsado en un solo año era el golfista estadounidense Tiger Woods, que en el año 2008 ganó 115 millones de dólares.

La vida de Floyd Mayweather es de las que parecen sacadas de un guion de cine. El boxeador que ahora tiene 38 años, creció con sus hermanos y su madre drogadicta tras ser abandonados por su padre, también boxeador. «Vivíamos siete en una sola habitación ?ha recordado Mayweather sobre su niñez- y la mayoría del tiempo no teníamos luz en casa». El boxeador describe su infancia como un espanto, «vengo del infierno, prácticamente me he criado yo solo» ha llegado a decir. Cuando todavía era un niño decidió que necesitaba trabajar para cuidar de su madre y sus hermanos, y solo había una cosa que sabía hacer: boxear. Así es como abandonó la escuela secundaria y comenzó a entrenar. El deporte le ha llevado desde aquella miserable casa hasta su residencia actual en Las Vegas: una mansión de 2.000 metros cuadrados.

Boxeador polémico

A pesar de que en el boxeo lo ha conseguido todo ?campeón mundial en cinco categorías y medalla de Bronce en unos Juegos Olímpicos?  donde no le ha ido tan bien es en su vida privada. Desde el año 2002, el boxeador ha sido procesado por varios casos de violencia doméstica, siendo incluso condenado a prisión aunque posteriormente se le suspendiese dicha condena. En septiembre del año pasado, Floyd anunció que este año se retirará, aunque, no es la primera vez que lo dice.

Si la vida de Mayweather es digna de una película, la de Manny Pacquiao no lo es menos. De hecho, en 2006 se rodó en su país, Filipinas, una cinta sobre su vida que fue todo un éxito. El filipino ha obtenido ocho títulos mundiales de boxeo en ocho categorías distintas.

El boxeo, sin embargo, es tan solo una actividad más en la vida de Pacquiao ?la más lucrativa eso sí? y la que le ha hecho destacar fuera de su país.

Nació hace treinta y seis años en una familia de seis hijos. Como en el caso de su contrincante, la madre tuvo que criarlos sola y, asimismo, la niñez de Pacquiao transcurrió en una pobreza extrema. Tanto que debió abandonar la escuela al acabar primaria, encontrando en el boxeo una vía de escape ante su situación de miseria.

Pacquiao se ha interesado por otros deportes, como el baloncesto, y eso que solo mide 1,66 metros. El año pasado anunció su intención de dedicarse a ello como entrenador y, ante las fuertes críticas que despertó esta decisión, el deportista declaró: «también me dijeron que no podría ser campeón del mundo de boxeo».

En 2010 inició una carrera más, la de político. Tras varios años intentándolo, en 2010 fue elegido diputado por el partido conservador de la ex presidenta Gloria Maqapagal Arroyo. Su actividad pública se suma a su trabajo como actor y cantante de hip-hop, en los que al contrario de lo que le sucede en el boxeo, solo ha cosechado catastróficos fracasos. Está casado y tiene cinco hijos pero ha reconocido públicamente que lo de la fidelidad matrimonial no es lo suyo.   Sus declaraciones más controvertidas tienen que ver con los homosexuales, ya que en el año 2012, Pacquiao declaró que «a los gays habría que matarlos». Más tarde trató de rectificar y aclaró que no había dicho exactamente eso, sino que «Dios espera que el matrimonio legal se celebre entre un hombre y una mujer». A todo esto hay que añadir las frecuentes acusaciones de que consume esteroides, a pesar de que él mismo siempre lo ha negado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Ellos ganaron más que Messi y Cristiano