Aragonés aguanta el pulso de Junts y echa de la mesa de diálogo a sus representantes

Cristian Reino BARCELONA / COLPISA

ESPAÑA

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante la comparecencia de este martes en la que anunció que JxCat no participará en la mesa de diálogo
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante la comparecencia de este martes en la que anunció que JxCat no participará en la mesa de diálogo Quique Garcia | EFE

JxCat abre una crisis de gobierno al proponer para la cita a dos indultados

15 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Gobierno central y el catalán se reunirán esta tarde en el palacio de la Generalitat en la segunda cita de la mesa de diálogo, aparcada desde febrero del 2020. Pedro Sánchez acudirá acompañado por seis ministros, mientras que a Pere Aragonès solo le asistirán dos consejeros. El presidente de la Generalitat decidió ayer dejar a Junts fuera del encuentro y abrió una crisis muy profunda en su Ejecutivo.

Prescindió de sus socios después de que intentaran reventar el encuentro proponiendo cuatro representantes de su partido, dos de ellos dirigentes indultados por el Gobierno, Jordi Turull y Jordi Sànchez. Los otros dos eran Jordi Puigneró, vicepresidente de la Generalitat, y Miriam Nogueras, portavoz en el Congreso. Aragonès montó en cólera y acusó a sus socios de romper un acuerdo. Fuentes republicanas interpretaron que Junts intentó dos cosas: torpedear la mesa y poner a prueba el liderazgo de Aragonès.

Los de Puigdemont pensaban que el presidente catalán daría su brazo a torcer y aceptaría la propuesta, pero respondió a sus socios con otro órdago y dejó a los posconvergentes fuera de la mesa, un foro en el que nunca han creído, siempre han aceptado a regañadientes y han tratado de dinamitar. Aragonès dio su primer puñetazo en la mesa desde que es presidente (cien días), pero dejó al Gobierno herido. Fuentes de su entorno no descartaban nada, ni crisis de gobierno ni que la coalición salte por los aires.