La vuelta a España de la embajadora de Marruecos cierra la crisis diplomática

Mateo Balín MADRID / COLPISA

ESPAÑA

La embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, en una imagen de archivo
La embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, en una imagen de archivo Mohamed Siali | EFE

Rabat retoma esta semana la organización de la Reunión de Alto Nivel

30 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El pasado 20 de mayo, dos días después de que la embajadora marroquí en España, Karima Benyaich, fuera llamada a consultas a Rabat por la crisis diplomática entre ambos países, el ministro de Exteriores del reino alauí, Naser Burita, aseguró que Benyaich «no regresará a Madrid mientras dure la crisis, y la crisis durará mientras continúe su verdadera causa», dijo en referencia a la presencia del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en España.

Pues bien, ese momento ha llegado. Todo apunta a que esta semana Benyaich retomará su puesto, dejando atrás un desencuentro que dejó una imagen para la posteridad: la llegada masiva de unas 10.000 personas a la playa de El Tarajal, en Ceuta.

Marruecos entendió como una «traición» de España el permitir la entrada de Ghali, con identidad falsa, para tratarse en Logroño de coronavirus el 18 de abril. Tras una escalada de reproches, un mes después se produjo lo que llegó a calificarse de «invasión» a Ceuta. La llamada de la entonces ministra de Exteriores, Arancha González Laya, para pedir explicaciones de lo sucedido a la embajadora marroquí no hizo más que elevar la tensión. Y, al día siguiente, Benyaich fue llamada a consultas. En ese momento se inició una silenciada labor diplomática para recuperar relaciones con «un socio estratégico», según Pedro Sánchez, que se prolongó casi tres meses.