Vox rompe relaciones con el PP por permitir que Ceuta declarara a Abascal persona no grata

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Santiago Abascal, líder de Vox, visitando Ceuta en mayo
Santiago Abascal, líder de Vox, visitando Ceuta en mayo JON NAZCA | Reuters

La dirección nacional de los populares trata de reconducir el conflicto, pero no desautoriza al presidente ceutí, que justifica su abstención en la votación de repudio

27 jul 2021 . Actualizado a las 10:55 h.

La declaración de Santiago Abascal como persona no grata en Ceuta tras una votación en la que el PP se abstuvo, y la posterior justificación de esa posición por parte del presidente ceutí, Juan Vivas, han provocado que Vox anuncie la ruptura de relaciones con los populares, al considerar que han sido «cooperadores necesarios» para que la propuesta saliera adelante. «Consideramos que el PP, con su abstención, y con las declaraciones de Vivas ha roto relaciones con Vox, tomamos nota y damos las relaciones por rotas», señaló el vicepresidente del comité de acción política de Vox, Jorge Buxadé.

Lo sucedido tensa de nuevo la comunicación entre ambos partidos cuando, tras las elecciones madrileñas, parecía superado el enfrentamiento que originó el duro discurso de Pablo Casado contra Vox en la moción de censura defendida por Abascal. De hecho, el PP trató este lunes de reconducir la situación. Sin llegar a desautorizar a Vivas, la presidenta del comité de derechos y garantías del PP, Andrea Levy, afirmó que su partido está en contra de «señalamientos» y «cordones sanitarios» porque son un «arma política que normalmente utiliza la izquierda para ejercer esa superioridad moral e intentar borrar del mapa a aquel que no le interesa».

Vox lo consideró insuficiente y Buxadé dijo que el PP debe reconsiderar su «errónea» decisión y desautorizar a su presidente de Ceuta o, de lo contrario, «no va a poder seguir reclamando ayuda a Vox para sus propuestas en ayuntamientos o asambleas autonómicas». El apoyo de Vox fue decisivo para que el PP gobernara en Andalucía, en donde lo hace en coalición con Cs, y también en Madrid y Murcia.