Pablo Casado, tres años de bandazos

ESPAÑA

Pablo Casado, el pasado 17 de julio en el congreso del PP de Galicia
Pablo Casado, el pasado 17 de julio en el congreso del PP de Galicia PACO RODRÍGUEZ

Los politólogos destacan su liderazgo de perfil bajo frente a la fortaleza de los barones, pero el hundimiento de Cs y la victoria de Ayuso lo impulsan

24 jul 2021 . Actualizado a las 09:54 h.

Pablo Casado ha cumplido tres años como presidente del PP. En este tiempo ha perdido dos elecciones generales, pero algunas encuestas sitúan ahora a los populares como primera fuerza política tras el hundimiento de Ciudadanos y la victoria arrolladora de Isabel Díaz Ayuso en Madrid. Los politólogos destacan los bandazos ideológicos que ha protagonizado.

 VALORACIÓN

Liderazgo de perfil bajo. «No ha sabido crear una imagen propia, se ha dedicado a pivotar entre lo radical y lo moderado, cambiando continuamente de estrategia política», asegura José Rama. En su opinión, «su liderazgo es de perfil bajo y, en gran medida, ha podido beneficiarse de los resultados electorales en Andalucía, Madrid, Castilla y León y Murcia». «La debilidad del PP y su necesidad de llegar a acuerdos con Vox hacen del discurso de Casado un continuo ir y venir, abrazando, a veces, las excentricidades nativistas de los de Abascal y, en otras ocasiones, desprestigiando o ridiculizando sus sinsentidos euroescépticos, antifeministas y antiinmigración», concluye. 

PUNTOS FUERTES

Renovación, acuerdos y nuevos líderes. Para Carlos Barrera, «su principal punto fuerte es que ha podido, y más o menos sabido, diferenciarse generacionalmente del PP de antaño: algo necesario para la renovación del partido y de su imagen de cara a competir electoralmente sin que le puedan echar en cara cuestiones del pasado con las que él nada o casi nada tuvo que ver». También «ha tenido acierto en promocionar a otros líderes internos, antes casi ignotos, como Ayuso y Almeida, que suman al conjunto y hacen crecer la credibilidad del partido con gestiones de gobierno como muestras». Cristina Monge destaca tres puntos fuertes como líder del partido: 1) «ha conseguido que en el PP no haya más escisiones»; 2) «ha sido capaz de articular acuerdos de gobierno diferentes con Ciudadanos y apoyo de Vox»; y 3) «la victoria de Madrid al elegir como candidata a Isabel Díaz Ayuso».