Las revelaciones de la Kitchen desarman la línea de defensa de Fernández Díaz

mateo balín MADRID / COLPISA

ESPAÑA

SERGIO PEREZ

Nuevos indicios desmienten que el exministro no conociera el plan de espionaje a Bárcenas

21 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«A Villarejo lo he visto dos veces y he hablado con él dos minutos» (septiembre del 2016); «Sobre la operación Kitchen me estoy enterando ahora. Salvo que se me demuestre lo contrario, me costaría creer que es cierto» (junio del 2019); «No tenía interés particular ni nadie me había solicitado ni comunicado cómo se llamaba o si tenía chófer Bárcenas. Tenía preocupaciones más importantes» (noviembre del 2020).

En estos más de cuatro años desde que apareciera el nombre de José Manuel Villarejo en el caso del pequeño Nicolás —y luego en la operación Kitchen tras su detención en noviembre del 2017—, Jorge Fernández Díaz ha venido manteniendo que desconocía el dispositivo de espionaje a Luis Bárcenas para recuperar documentos sensibles en su poder sobre dirigentes del PP. El ministro del Interior entre el 2011 y el 2016 está investigado en esta pieza del caso Villarejo desde septiembre pasado. El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón le atribuye una «participación directa» en el plan y actuando por delegación de este, «al parecer», estaría el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez.

Desde que conoció su imputación, Fernández Díaz ha centrado su defensa en desvirtuar los mensajes de móvil que le incriminan, remitidos supuestamente a Martínez en pleno operativo en el 2013. Se trata de unos SMS en los que se hablan, entre otros, del chófer de Bárcenas y en los que el ministro le pedía a su número dos total coordinación y medios porque debían «conseguir esa información».