ERC exige a Junts investir a Aragonés para apoyar el relevo de Cuevillas en la Cámara

Cristian Reino BARCELONA / COLPISA

ESPAÑA

El vicepresidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragonès
El vicepresidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragonès DAVID ZORRAKINO

Los posconvergentes se resisten hasta conocer la hoja de ruta secesionista de los republicanos

08 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Después de días de vacaciones y de tensión cruzada, tras el doble fracaso de la investidura de Pere Aragonés, provocado por la abstención de Junts, los equipos de Esquerra y JxCat retomaron este miércoles las negociaciones para desbloquear la elección del candidato republicano. Tienen de plazo hasta el 26 mayo para ponerse de acuerdo si quieren evitar nuevas elecciones.

Volvieron a reunirse tras las declaraciones de Toni Comín, mano derecha de Carles Puigdemont, que acusó a Esquerra de haber encallado las negociaciones por su negativa a concretar cuáles serán sus planes en caso de que fracase la mesa de diálogo entre el Gobierno central y la Generalitat.

Junts pide una hoja de ruta por escrito, en la que se apueste por la vía unilateral si el Ejecutivo se cierra en banda en su negativa a celebrar un referendo. ERC se resiste y, además, cerró la puerta a una política unitaria en Madrid y quiso dejar claro a Junts que la estrategia en el Congreso no se decide desde Waterloo, sobre todo porque Esquerra tiene 13 diputados en el Parlamento español y Junts, cuatro. Esquerra trató además de presionar a los junteros, introduciendo un nuevo elemento en la negociación.