Clamor empresarial por una Generalitat que priorice la economía y no el «procés»

Entidades industriales, culturales y deportivas se unen en un acto sin precedentes para decir «basta» a la violencia

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, interviene durante la presentación del manifiesto empresarial  Basta, centrémonos en la recuperación
El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, interviene durante la presentación del manifiesto empresarial "Basta, centrémonos en la recuperación"

Barcelona / Colpisa

En plena negociación para la formación del Gobierno catalán, los empresarios lanzaron ayer un mensaje contundente para exigir que se ponga fin a la violencia en las calles de Barcelona y dieron un toque de atención al futuro Ejecutivo para que centre sus prioridades en la recuperación económica y no en el procés.

Por primera vez en mucho tiempo, la casi totalidad del tejido empresarial catalán compareció unido en un acto reivindicativo y abandonó el perfil bajo. «No somos un contrapoder, somos el poder», avisaron. No les faltaba razón. Representan, según dijeron, al 90 % del PIB catalán. Al empresariado catalán le ha llevado mucho tiempo poner el grito en el cielo porque la división social surgida del procés se instaló también en su mundo. El acto de ayer, en cambio, marcó un giro. Algunas entidades encuadradas en el independentismo, como la Cámara de Comercio de Barcelona o Femcat, acudieron a la llamada del presidente de la patronal Fomento del Trabajo, Josep Sánchez Llibre, antiguo dirigente de CiU, para decir «basta» a la violencia en las calles y a la parálisis institucional, y para que el nuevo Gobierno abandone la estrategia de «confrontación» de estos últimos años.

Ayer se reunieron unas 300 entidades, como Fomento, Pimec, el Cercle de Economía, Confecat, Femcat, el Gremio de Restauración, Turismo de Barcelona, y otras culturales y deportivas, y algunos de los pesos pesados de las finanzas como el presidente de CaixaBank, Jordi Gual; el consejero delegado del Sabadell, Jaume Guardiola; el presidente de Agbar, Angel Simón; y el de Planeta, Josep Creuheras.

Y lanzaron un mensaje de autoafirmación empresarial y de presión al futuro jefe de la Generalitat, al que piden que forme Gobierno cuanto antes, que sea fuerte, estable, cohesionado, que abogue por la lealtad institucional y base su acción en la economía y en aprobar unos presupuestos que tengan sensibilidad económica y empresarial. 

Contra un tripartito con la CUP

El mundo de la empresa no dice qué pactos tienen que darse, pero sí da a entender que no le gusta un tripartito entre ERC, Junts y la CUP. La presión a Pere Aragonès aumenta cuando apenas queda una semana para que se constituya el Parlamento y se escoja el presidente de la Cámara y la nueva Mesa. La primera votación de investidura tiene como plazo límite hasta el día 26, pero ERC quiere dejar la negociación lista para la semana que viene.

Los empresarios dijeron «basta» a la política de bloques y reclamaron un «pacto de país» que sea «transversal». Justo lo contrario de lo que negocian los socios de Aragonès. Mientras los empresarios salían en defensa de los Mossos y decían basta a la confrontación, JxCat y CUP discutían una moratoria en el uso de balas de foam, un cambio en el modelo policial y una hoja de ruta que debe pasar por «lograr la autodeterminación y la independencia en el próximo mandato».

El mundo del dinero, que echa la vista para atrás, no quiere que se repitan los años convulsos del procés. Cree que lo que toca ahora es afrontar la recuperación y que Barcelona no se convierta en la «capital del fuego» de los antisistema.

ERC urge a Junts, CUP y En Comú a pactar y no desaprovechar la oportunidad 

El candidato de ERC a la Presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, urgió ayer a Junts, la CUP y En Comú Podem a pactar un Gobierno para la próxima legislatura y «no desaprovechar la oportunidad histórica» que considera que han dado los resultados electorales del 14 de febrero para hacer un gobierno soberanista y de izquierdas, informa Europa Press.

«Es la hora del acuerdo y este acuerdo no se puede desaprovechar», afirmó en una conferencia titulada Un gobierno al lado de la gente para explicar las principales líneas y prioridades del futuro Ejecutivo que quiere liderar. Y defendió que es el momento de aprovechar los resultados del 14F para hacer un Gobierno, que ha descrito como el del 3 de octubre, que haga frente a la crisis del coronavirus y avance para lograr un referendo y la amnistía, y exigió a los otros partidos que dejen de lado «vetos estériles» y cálculos electorales. 

Réplica a las patronales

Unas horas antes, el encargado de responder a las patronales fue el consejero de Interior, Miquel Sàmper, quien replicó que su departamento debe velar tanto por los empresarios como para garantizar el derecho de manifestación, que defiende se ejerza de forma pacífica. Sostuvo que las patronales representan a un sector concreto y, por lo tanto, «no son el equilibrio». Sobre la petición de que el Gobierno ejerza «su autoridad democrática y sus responsabilidades sin complejos, con el fin de recuperar la convivencia y la paz» en las calles catalanas, mantuvo que no sabe qué quiere decir hacerlo sin complejos: «Ellos deben interpretar que no todos partidos lo han hecho».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Clamor empresarial por una Generalitat que priorice la economía y no el «procés»