El centro nunca existió

Francisco Espiñeira Fandiño
Francisco Espiñeira SIN COBERTURA

ESPAÑA

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en un acto del partido en Barcelona
La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, en un acto del partido en Barcelona

15 feb 2021 . Actualizado a las 19:39 h.

Aunque las encuestas del CIS —las de Tezanos y las de antes— dicen que la mayoría de los españoles se sitúa en el centro del espectro ideológico, lo cierto es que el experimento electoral de las bisagras chirría constantemente desde el inicio de la Transición. Y no se puede decir que sea un fenómeno exclusivo de España, sino que es un fenómeno habitual en todo el mundo que se agrava cada vez que la polarización se apodera del espacio político.

El centro marcó los primeros años de la joven democracia española con la Unión de Centro Democrático (UCD), un partido de aluvión que reunía sensibilidades muy dispares de quienes buscaban una salida pacífica al franquismo. Aquella UTE ideológica implosionó en cuatro años, con el fallido golpe de Estado del 23F como espoleta para acelerar la muerte de un partido que solo compartía siglas para acaparar el poder.

Adolfo Suárez quiso aprovechar su carisma y el apoyo de una parte del empresariado para intentar una segunda aventura, el Centro Democrático y Social, cuya implosión electoral dejó huérfano el punto medio ideológico en la pugna entre el felipismo socialista y el naciente aznarismo del PP.