Sánchez alaba el «sentido de Estado» de Abascal y dice que da lecciones a Casado

El líder del PP tacha de «trilero» al jefe del Ejecutivo por sumar a Vox al «Gobierno Frankenstein»

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la sesión de control
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la sesión de control

Madrid / La Voz

Pedro Sánchez y Pablo Casado protagonizaron ayer en el Congreso un singular juego parlamentario utilizando a Santiago Abascal para atacarse mutuamente. «En algunos momentos de destello, señoría, usted demuestra más responsabilidad de país y más sentido de Estado que el líder de la oposición». En estos términos se dirigió el presidente del Gobierno al líder de Vox, después de que este acusara al Ejecutivo de actuar «contra los intereses de España». El sorprendente elogio al dirigente de un partido que los socialistas tachan de ultraderechista llegó seis días después de que Vox salvara al Gobierno con su abstención de una derrota en la votación del decreto sobre la ejecución de los fondos europeos.

La intención de Sánchez no era tanto alabar a Abascal como zaherir al presidente del PP, Pablo Casado, al que poco antes había respondido en la sesión de control haciendo la misma comparación. «Es usted tan aparentemente moderado, que hasta incluso el señor Abascal le da lecciones de responsabilidad por el país y de sentido de Estado», le espetó al líder de la oposición.

Pero, a pocos días de las elecciones catalanas, el PP ha visto en ese inesperado capote de Vox al Gobierno una oportunidad para desmarcarse de Abascal y, a la vez, atacar a Sánchez. Y, por ello, Casado acusó al jefe del Ejecutivo de haber sumado a Vox como socio de su «Gobierno Frankenstein» y le advirtió de que ya no podrá referirse al partido de Abascal como «la ultraderecha». «Tanto sacar la foto de Colón y se ha metido en la foto del Capitolio. Cualquier día le vemos con cuernos de bisonte», le dijo a Sánchez, acusándole de «trilero» por presentar un «decretazo» sobre los fondos europeos y aprobarlo gracias a «los euroescépticos de Bildu y de Vox».

 «No hay quien le entienda»

«Año nuevo y continúa igual, con la misma mala sombra que proyecta desde que lidera el PP», le contestó el líder del PSOE, que le afeó hacerle exigencias contradictorias sobre la gestión de la pandemia y los fondos europeos. «No hay quien le entienda», le dijo. Luego, cuando llegó su turno, Abascal pareció más preocupado por borrar la imagen de su inesperado apoyo al Gobierno en la votación de los fondos europeos que de formular su pregunta, encadenando un largo rosario de reproches a Sánchez a costa de la inmigración ilegal y acusándole de incitar la violencia contra Vox en Cataluña. Pero el presidente del Gobierno eludió esa refriega, limitándose a acusar a Abascal de «polarizar, dividir y enfrentar a la sociedad». Y cerró alabándole su «sentido de Estado» por comparación con Casado.

La crispación vuelve al Congreso y Batet pide a los populares que «no se escondan tras la mascarilla»

 G. B.

La primera sesión de control del nuevo período parlamentario demostró que la crispación política se mantiene intacta tras el parón navideño. La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, tuvo que emplearse para poner orden y llegó a advertir a los diputados del PP de que «no se escondan» detrás de las mascarillas» para interrumpir a los oradores, asegurándoles que a pesar de que tengan la boca oculta «se les reconoce igualmente». El momento más tenso se vivió durante el cara a cara entre el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y el secretario general del PP, Teodoro García Egea. «¡Informe, informe», gritaban los populares cuando intervenía el líder de Unidas Podemos, reclamado así al Ejecutivo que hiciera público el dictamen del Consejo de Estado sobre los fondos europeos. El propio Egea acusó a Iglesias de ser un «vendido al poder» y exhibió un cartel con la palabra «informe» mientras el líder morado respondía a su pregunta. El número tres del Gobierno, que, ya había acusado al dirigente popular de realizar sus intervenciones parlamentarias como si fueran un «poema dadaísta», se sintió molesto con el gesto de su oponente. «¿Qué hace, señoría? Nosotros hacemos política y ustedes aquí hacen el ridículo», le contestó a Egea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sánchez alaba el «sentido de Estado» de Abascal y dice que da lecciones a Casado