Sánchez: nueve promesas, nueve hechos contrarios

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Pedro Sánchez, durante su intervención en el Senado este martes
Pedro Sánchez, durante su intervención en el Senado este martes Chema Moya | EFE

Además de negociar con EH Bildu, ha rebasado otras fronteras políticas que él mismo estableció

18 nov 2020 . Actualizado a las 11:09 h.

El apoyo de EH Bildu al Gobierno para rechazar las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos en el Congreso, que el PSOE y el Ejecutivo admitieron primero como el fruto de un acuerdo, aunque después lo negaron, supone un cambio de criterio por parte de Pedro Sánchez respecto a la posibilidad de pactar con el partido de Otegi. Desde que llegó al Gobierno, el líder del PSOE ha traspasado también algunas otras fronteras políticas que él mismo estableció en el pasado. 

«Con Bildu no vamos a pactar, se lo repito»

El PSOE pacta con EH Bildu en Madrid y en Navarra. «Le estoy diciendo que con Bildu no vamos a pactar. Si quiere se lo digo cinco veces, o veinte. Con Bildu no vamos a pactar. Con Bildu, se lo repito, no vamos a pactar. Si quiere, se lo repito otra vez». Así de taxativo se mostró Sánchez en una entrevista en el 2015, estando en la oposición. Ya en el Gobierno, el Ejecutivo de Sánchez negoció y pactó con Bildu el rechazo a las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos. Y en Navarra, donde la socialista Chivite llegó al Gobierno gracias a la abstención de Bildu, el PSOE ha pactado con los de Otegi los Presupuestos del 2020 y el 2021. 

No dormiría tranquilo con Podemos en el Gobierno

Pacto inmediato con Iglesias. Sánchez justificó la repetición de las elecciones en su negativa a formar un Gobierno de coalición con Podemos. «Si hubiera aceptado las exigencias de Pablo Iglesias, hoy sería presidente del Gobierno. Pero sería un presidente que no dormiría por la noche, junto con el 95 % de los ciudadanos de este país», dijo. Solo 48 horas después de esos comicios, anunció un acuerdo para gobernar en coalición con Podemos. 

«Crearemos una Ley de educación consensuada»

Se retira al español el carácter de lengua vehicular. «Vamos a derogar la LOMCE y crear una ley de Educación consensuada con la comunidad educativa». Eso aseguraba Pedro Sánchez cuando estaba en la oposición. El Gobierno ha impulsado ahora la ley Celaá sin acuerdo con la oposición y sin consenso con la comunidad educativa. El Ejecutivo ha introducido una enmienda a la ley, exigida por ERC, que retira al castellano el carácter de lengua vehicular en la enseñanza. «Lo digo aquí para que conste en acta. Yo no voy a permitir que la gobernabilidad de España descanse en partidos independentistas», dijo Sánchez en el Congreso en el 2016. Hoy, son los independentistas los que sostienen al Ejecutivo de Sánchez y los que le permiten gobernar. 

Rechazo a que Podemos asuma temas de estado

Iglesias se integra en el CNI aprovechando el estado de alarma. Aunque Sánchez expresó durante la campaña electoral su rechazo a que Unidas Podemos tuviera acceso a cuestiones «de Estado», tras las elecciones el Gobierno aprovechó la declaración del estado de alarma para incluir entre las medidas «urgentes» una modificación de la ley del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) mediante la cual el vicepresidente segundo del Ejecutivo, Pablo Iglesias, pasaba a formar parte del organismo que supervisa y regula todo el trabajo del CNI. Algo que ya se había intentado hacer por decreto en febrero del 2020, pero que fue paralizado tras el recurso del PP y Vox ante el Tribunal Supremo

«Clarísimamente hubo un delito de rebelión»

Cambio de opinión tras llegar a la Moncloa. Estando en la oposición, y preguntado por si lo que se produjo en Cataluña con el referendo ilegal del 1 de octubre fue un delito de «rebelión», Sánchez contestó que «lógicamente lo es». «Clarísimamente ha habido un delito de rebelión y de sedición en España», dijo. Luego, como presidente, cambió de opinión. La vicepresidenta Carmen Calvo negó que hubiera rectificado porque el jefe del Ejecutivo nunca dijo que hubiera rebelión, ya que cuando Sánchez dijo eso era el líder del PSOE, no el presidente. 

«La ley mordaza es un recorte de libertades»

El Gobierno plantea controlar lo que publican los medios. Sánchez atacó estando en la oposición la que calificó como «ley mordaza», denunciando que el PP quería imponer un «recorte de libertades», y anunció que derogaría esta norma si llegaba al Gobierno. El Ejecutivo se ha amparado en esa ley reiteradamente durante la pandemia y ahora acaba de anunciar un mecanismo de control sobre lo que publican los medios, de manera que serán cargos del Gobierno los que decidirán qué noticias son veraces y pueden publicarse y cuáles no. Algo tachado de censura por las asociaciones de la prensa. 

«Hay que Despolitizar el poder judicial»

Reforma para dejar el CGPJ en manos de la mayoría de la investidura. «Hay que despolitizar el Consejo General del Poder Judicial. Que los partidos dejen de proponer candidatos». «Mi compromiso es regenerar la vida democrática y hacer un CGPJ verdaderamente independiente del Gobierno». Eso dijo Sánchez en el 2016. Desde el Gobierno ha impulsado una reforma del sistema de elección de los jueces del CGPJ que dejaría su designación en manos de la mayoría de la investidura, rebajando la mayoría de tres quintos exigida ahora a una mayoría absoluta.