Aragonès toma el mando de la Generalitat alejado de la retórica separatista radical

Cristian Reino BARCELONA / COLPISA

ESPAÑA

Pere Aragonès dirigió este miércoles, como presidente interino de la Generalitat, su primer consejo de gobierno, en el que dejó vacío el asiento de Torra
Pere Aragonès dirigió este miércoles, como presidente interino de la Generalitat, su primer consejo de gobierno, en el que dejó vacío el asiento de Torra Andreu Dalmau

El líder de ERC declara al estrenarse en el cargo que, tras la inhabilitación de Torra, «no hay presidente» en Cataluña

30 sep 2020 . Actualizado a las 20:51 h.

Esquerra Republicana camina con pies de plomo ante el temor de que una parte del independentismo acuse a Pere Aragonès de usurpador del poder y de aprovecharse de la represión para alcanzar la presidencia de la Generalitat. Por ello, cogió este miércoles las riendas del Gobierno catalán con un perfil muy bajo. El que le obligan la ley y el pacto al que han llegado JxCat y ERC para pilotar el relevo de Quim Torra y el que el propio líder independentista ha querido adoptar.

Aragonès es desde este miércoles la primera autoridad política de Cataluña, pero sin admitir que es presidente. Lo dejó claro en su primera intervención en la Cámara catalana, después de encabezar su primer consejo de Gobierno. «Tras la inhabilitación de Torra no hay presidente», afirmó, para que no haya equívocos. «No lo habrá hasta que el Parlamento escoja a uno. No normalizaremos la situación», añadió.

Aragonès asume funciones limitadas del presidente de la Generalitat durante un período de transición que debería concluir el 7 de febrero próximo con la celebración de unas elecciones catalanas. «No hay cambio de presidente», recalcó la consejera de Presidencia, Meritxell Budó.