Pablo Iglesias exprime su perfil propio

Pablo Iglesias, este jueves, en el Congreso
Pablo Iglesias, este jueves, en el Congreso

Madrid / la voz

Hasta en cuatro ocasiones repitió ayer Pablo Iglesias en su breve comparecencia en Moncloa el término «escudo social», un concepto que emplea como metáfora para poner de relieve que «la gente más vulnerable no va a quedar desamparada» por la pandemia. 

No fue ninguna casualidad. «Escudo social» es la etiqueta elegida por la formación morada con la que sus dirigentes y acólitos bombardean sin tregua en las redes sociales desde el pasado martes, tratando de capitalizar para su partido el paquete de medidas económicas contra el coronavirus aprobadas en el último Consejo de Ministros.

En el anterior, celebrado el pasado sábado, una de las múltiples tensiones registradas llegó a cuenta de que Iglesias trasladase a Sánchez su malestar por haberse quedado fuera del equipo de mando confeccionado para gestionar la crisis. El jefe del Ejecutivo corrigió esta falta de visibilidad de Podemos concediéndole a su secretario general un papel secundario, pero que está tratando de exprimir al máximo marcando un perfil propio dentro del Gobierno, tal y como pudo comprobarse este jueves, cuando por segunda vez en una semana volvió a interrumpir la cuarentena que supuestamente guarda desde que a su pareja, la ministra de Igualdad, Irene Montero, dio positivo por COVID-19.

Las críticas a las que se enfrentó por haber sorteado la cuarentena el pasado sábado, cuando, a pesar de las recomendaciones sanitarias, acudió al Consejo de Ministros para defender las posiciones de su partido, no resultaron suficientes para que este jueves se quedase en casa teletrabajando, desaprovechando así la oportunidad de participar en su primera rueda de prensa desde el estallido de la crisis, en una comparecencia en la que volvió a marcar perfil propio. «Hay que aprender de los errores del 2008. Esta crisis no la pueden pagar los de siempre»

Hacerse ver

Iglesias logró un pequeño éxito en su particular batalla por hacerse visible en la gestión de la crisis del coronavirus. Tras ver incumplidas sus aspiraciones de nacionalizar empresas e intervenir medios de comunicación y de ver cómo los cinco miembros de Unidas Podemos en el Gobierno se quedaban fuera del núcleo duro del estado de alarma, la coordinación de los servicios sociales en ayuntamientos y comunidades le ofrece una ventana para que se visualice al partido morado en el puente de mando, algo que irrita a sectores del PSOE.

Sánchez lleva apelando a la unidad política como la única forma de lidiar con la crisis del coronavirus. «Ya habrá tiempo para hacer oposición», comentó este miércoles en el Congreso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Pablo Iglesias exprime su perfil propio