Gibraltar, la soberanía pendiente

España ha aparcado la reivindicación, pero ve inevitable que se negocie su «nuevo estatus» con el Reino Unido


Las negociaciones a tres bandas sobre el futuro de Gibraltar han comenzado. Se trata de llegar a acuerdos concretos sobre cuestiones como los derechos de los trabajadores, el medio ambiente o la colaboración policial y aduanera. España tiene derecho de veto sobre cualquier acuerdo al que lleguen Londres y Bruselas sobre el futuro del Peñón. De momento, ha aparcado la reivindicación de la soberanía, a la que nunca ha renunciado, pero la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha vuelto a poner el tema sobre el tapete.

¿Qué se ha pactado sobre Gibraltar en los acuerdos del «brexit»?

España consiguió que el Consejo Europeo reconociera que tiene derecho de veto sobre cualquier acuerdo entre la UE y el Reino Unido que sea aplicable a Gibraltar. El protocolo anexo al acuerdo de retirada y los memorandos bilaterales que lo desarrollan establecen compromisos de cooperación en materias de especial relevancia, como los derechos de los ciudadanos, la fiscalidad, el medio ambiente y la cooperación policial y aduanera, lo que puede permitir corregir un statu quo que perjudica los intereses españoles.

¿Han comenzado ya las reuniones sobre los compromisos adoptados?

Sí. La semana pasada se pusieron en marcha las tres comisiones mixtas previstas para abordar asuntos concretos de coordinación sobre el terreno y adoptar medidas prácticas en las materias objeto de negociación. El Ministerio de Asuntos Exteriores destacó el «espíritu de cordial de colaboración» y que las reuniones «han permitido avanzar en la coordinación técnica» en asuntos de cooperación policial y aduanera para hacer más efectiva la lucha contra la criminalidad en la zona, incluyendo el contrabando de tabaco.

En los encuentros celebrados participaron representantes de varios ministerios del Gobierno español, de la Junta de Andalucía, el presidente de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar, del Reino Unido y del Peñón.

¿España va a negociar la soberanía del Peñón?

De momento, no. España no ha renunciado nunca a la soberanía, que tiene su fundamento en la inclusión de Gibraltar en la lista de Naciones Unidas de territorios pendientes de descolonización. Sin embargo, unas declaraciones de la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, volvieron a poner el tema sobre la mesa. «Podrá haber acuerdos sobre Gibraltar, pero será necesario el consentimiento previo de España, es obvio que esto nos aboca a una negociación ad hoc con el Reino Unido sobre el nuevo estatus de Gibraltar», señaló. España ofreció en su día un acuerdo de cosoberanía hispano-británica, pero fue rechazada por los gibraltareños.

¿Qué posición están adoptando las autoridades gibraltareñas?

Pese a lo dispuesto en los acuerdos sobre el brexit, las autoridades del Peñón insisten en que el mandato de negociación con la UE incluye a Gibraltar. El secretario de Estado para la UE, Juan González-Barba, le restó importancia, destacando que «las reglas del juego ya se han acordado». Explicó que hay unas negociaciones entre la UE y el Reino Unido para abordar la relación futura y otras separadas entre España y el Reino Unido con la participación de gibraltareños y representantes del Campo de Gibraltar «para regular la relación de futuro entre el Reino Unido con Gibraltar y España». Reiteró que en las negociaciones Londres-Bruselas relacionados con Gibraltar el Gobierno tendrá derecho de veto.

¿Qué ventajas tiene ahora Gibraltar?

Obtiene una parte sustancial de sus ingresos gracias a la evasión y el fraude fiscal y el contrabando de tabaco, lo que perjudica los intereses españoles. Varios datos: en Gibraltar tiene 34.000 habitantes y están registradas 30.000 sociedades mercantiles, sus importaciones de tabaco alcanzaron los 127 millones de cajetillas anuales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Gibraltar, la soberanía pendiente