El PSOE invoca la política de izquierdas para captar el apoyo de ERC a Sánchez

Luís Pousa Rodríguez
Luís Pousa REDACCIÓN / LA VOZ

ESPAÑA

Néstor Rego (BNG), Mertxe Aizpurua (EH Bildu), Gabriel Rufián (ERC) y Laura Borràs (JxCat), en una foto de familia ante el Congreso con parlamentarios de estas cuatro fuerzas políticas
Néstor Rego (BNG), Mertxe Aizpurua (EH Bildu), Gabriel Rufián (ERC) y Laura Borràs (JxCat), en una foto de familia ante el Congreso con parlamentarios de estas cuatro fuerzas políticas Kiko Huesca

Los socialistas mantienen este martes su primer encuentro con JxCat y se reúnen de nuevo con Esquerra

03 dic 2019 . Actualizado a las 09:03 h.

Por más manifiestos que publique la vieja guardia socialista, no habrá gran coalición entre PSOE, PP y lo que queda del naufragio de Ciudadanos. Sánchez no la contempla y Casado la descarta porque los conservadores son la alternativa y consideran que esa fórmula sería letal, al dejar la oposición en manos de Abascal por la banda derecha y de Iglesias por el flanco izquierdo. Con esta premisa, Ferraz se centra en lograr la abstención de Esquerra, que permitiría investir a Pedro Sánchez en segunda vuelta con 169 síes frente a 168 noes. Los negociadores del PSOE y ERC protagonizaron el jueves el primer tanteo de una mesa de diálogo que este martes volverá a reunirse para tratar de desencallar la sesión de investidura. 

triple cita en el congreso

Constitución de las Cortes y reuniones de Lastra con JxCat y ERC. Este martes será un día ajetreado en el Congreso de los Diputados. Es la fecha fijada para la constitución de las Cortes y para designar a las presidentas del Congreso (Meritxell Batet) y del Senado (Pilar Llop). A mayores, el equipo negociador del PSOE, con su portavoz Adriana Lastra al mando, se reunirá a las 16 horas con las diputadas de JxCat Laura Borràs y Míriam Nogueras. No hay grandes esperanzas puestas en el encuentro, para el que Lastra ha reservado apenas una hora. Porque a las cinco llegará la reunión crucial, con los tres representantes de ERC: Gabriel Rufián, Marta Vilalta y Josep Maria Jové

protagonista inesperado

Un imputado en la mesa. La presencia de Jové en la mesa de diálogo con el PSOE no es anecdótica, ya que el antiguo número dos de la Consejería de Economía cuando Oriol Junqueras dirigía este departamento desde la vicepresidencia de la Generalitat está imputado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por malversación, desobediencia y revelación de secretos. En la casa de Jové se encontró la agenda Moleskine -aunque él niega que sea su propietario- en la que estaba caligrafiada la hoja de ruta del procés. ERC lo ha incluido estratégicamente en las conversaciones con el PSOE como representante de los líderes independentistas investigados y/o condenados por su participación en los sucesos del otoño secesionista del 2017. Para el PP, la presencia de Jové es el símbolo de lo que ha definido como «la mesa de la vergüenza».