PSOE y Podemos sellan una coalición con Pablo Iglesias de vicepresidente

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID | LA VOZ

ESPAÑA

Sánchez abre una ronda en busca de los apoyos que aún requiere para ser investido

12 nov 2019 . Actualizado a las 20:36 h.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han alcanzado un principio de acuerdo para formar un Gobierno de coalición «rotundamente progresista». A diferencia de las negociaciones de julio, en este caso no habrá vetos personales, por lo que Pablo Iglesias será vicepresidente del Gobierno. La estructura del Ejecutivo y el reparto de carteras no se definirá hasta después de una investidura a la que todavía le faltan apoyos, pero según anunció Sánchez durante la campaña, otra vicepresidencia está reservada para la gallega Nadia Calviño.

Los líderes del PSOE y de Podemos firmaron el martes un documento que les compromete a gobernar rigiéndose «por los principios de cohesión, lealtad y solidaridad». Diez puntos en los que destacan ofrecer todas las garantías para la convivencia en Cataluña o la lucha contra la España vaciada.

En una breve comparecencia conjunta en la que no admitieron preguntas de la prensa, Pedro Sánchez se congratuló por esta «ilusionante e importante firma» que llega apenas 48 horas después de la cita electoral. «Los españoles han hablado. No había justificación para que se persistiera en el bloqueo», aseguró. «Este nuevo Gobierno va a ser rotundamente progresista, porque estará integrado por fuerzas progresistas y porque va a trabajar por el progreso de España. Lo único que no cabrá será el odio y la confrontación entre españoles», avanzó el jefe del Ejecutivo en funciones. Sánchez confió en que este principio de acuerdo «no permita solo la investidura», sino que posibilite la gobernabilidad de los cuatro años a los que como máximo aspira una legislatura en las Cortes.