Polémica política tras pedir el PP la dimisión de Marlaska por salir a cenar durante los incidentes de Cataluña

El ministro afirma haber salido a tomar «una hamburguesa a diez minutos de la sede de Interior» para luego seguir trabajando


Redacción

El PP ha pedido la dimisión del ministro del Interior en funciones por su gestión de los disturbios provocados por los independentistas de Cataluña tras la sentencia del procés. Según Teodoro García Egea,  Fernando Grande-Marlaska está «sobrepasado». El número dos de los populares reprocha al ministro que ayer, «cuando miles de policías se partían la cara defendiendo a los catalanes de los violentos», hubiera salido a cenar a un restaurante del barrio de Chueca en Madrid. 

La acusación y la petición de renuncia han sido secundadas por Vox y por otros destacados militantes y cargos del PP dentro y fuera de las redes. Se ha formado una polvareda en Twitter -se convirtió en trending topic- que ha tenido rápida respuesta por parte del titular de Interior. 

Marlaska ha criticado la «pobreza intelectual y personal» del PP, ha dicho que estuvo en el despacho des de las ocho de la mañana hasta las once de la noche y que luego salió. Estas son sus explicaciones: «Fui simplemente a tomar una hamburguesa con mi jefe de gabinete y, como se puede ver en una foto, estaba sentado en una mesa mirando el móvil. No creo que haya que decir mucho más. La escasa hora que estuve fuera del ministerio estaba con gente de mi equipo trabajando todavía y volviendo al ministerio para seguir», dijo en una entrevista en Telecinco recogida por Europa Press.

Marlaska también tiró de ironía para criticar el tono de la noticia que denunciaba su salida y que utilizó el PP para atacarlo -de OK Diario- y añadió que no ha cambiado sus rutinas desde que es ministro y va a cenar a los mismos locales que antes porque están «a diez minutos andando del ministerio». Por motivos de seguridad y por las responsabilidades de su cargo vive allí.

La violencia sube de intensidad en Cataluña con una nueva noche de coches quemados, barricadas y ácido contra los Mossos

La Voz

Al menos 33 personas fueron detenidas y 46 agentes resultaron heridos. Un joven resultó atropellado durante una maniobra de dispersión. En Barcelona, un padre huyó con su bebé en brazos de las llamas. Torra comparece de madrugada para echar balones fuera y culpa a «infiltrados» de la acciones violentas

Por tercera noche consecutiva, el secesionismo violento impuso su ley en buena parte de Cataluña y, sobre todo, en Barcelona. Y lo hizo, como ya ocurrió el lunes y el martes, con una coordinación y preparación casi militar. Anoche, incluso, fue más allá. Los manifestantes quemaron más de media docena de vehículos en Barcelona para impedir el paso de las fuerzas de seguridad y llegaron a lanzar ácido y un número indeterminado de cócteles molotov a los policías. Al menos 33 personas fueron detenidas y 46 agentes de las fuerzas de seguridad resultaron heridos durante los disturbios de este miércoles en Cataluña, según el último balance ofrecido por Interior. El grueso de las detenciones se produjeron en Barcelona, 12, y Lérida, 11, mientras que cinco personas han sido detenidas en Tarragona, tres en Gerona, una en Manresa y otra en Vilanova i la Geltrú. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Polémica política tras pedir el PP la dimisión de Marlaska por salir a cenar durante los incidentes de Cataluña