Sánchez no cede ante el pulso de Iglesias

El líder del PSOE está dispuesto a repetir las elecciones antes que plegarse a un Gobierno de coalición y exige ser investido como presidente en julio porque «España no se puede parar»


MAdrid / La Voz

Tras dos meses de amagos y tanteos, las cartas de la investidura parecen echadas. La rotundidad con la que Albert Rivera ha rechazado las presiones para que facilitara con su abstención un Gobierno de Pedro Sánchez ha hecho que este traslade toda la presión a Unidas Podemos. O le permite ser presidente en julio, o España irá a unas nuevas elecciones. Esa es la amenaza que Sánchez lanzó este sábado al líder del partido morado, Pablo Iglesias. «España necesita un Gobierno en el mes de julio, no en agosto, en septiembre o en octubre», afirmó, rechazando así la estrategia de desgaste de Iglesias, que pretende jugar con unos tiempos políticos largos para la investidura.

Descartada cualquier posibilidad de que Ciudadanos o el PP se abstengan, Sánchez está dispuesto a ir a la votación, cuya fecha anunciará este martes la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, sin tener garantizados los votos necesarios. Su única opción queda por tanto en manos del apoyo de Unidas Podemos y la abstención de ERC. Algo que siempre quiso evitar. «España no se puede parar. En España se necesitan cuatro años de estabilidad, no elecciones cada cuatro meses», advirtió Sánchez, que no se movió de su oferta de formar un Gobierno de «cooperación» con «representantes en la Administración» de Unidas Podemos, lo que excluye el Ejecutivo de coalición que exige Iglesias.  

ERC pone precio a la abstención

El líder del PSOE descartó también un posible pacto con Ciudadanos. «Siempre he dicho que este es un Gobierno que intenta gobernar desde la izquierda», insistió. Pero, en previsión de que sus cálculos fallen, responsabilizó a todos los partidos que no apoyen su investidura de una posible repetición de las elecciones.

A tres días de que se conozca la fecha, el pulso se mantiene en todos los frentes. El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, de ERC, cuya abstención es clave para que la investidura salga adelante, advirtió a Sánchez de que «se le han acabado las excusas» para no iniciar un diálogo sobre la autodeterminación y «abandonar el bloqueo que se autoimpone». Y, desde Unidas Podemos, el líder de IU, Alberto Garzón le acusó de «no hacer nada» para sacar adelante la investidura y de «amenazar» con repetir las elecciones «para que le apoyen gratis». 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sánchez no cede ante el pulso de Iglesias