La semana «horribilis» de Albert Rivera

El desmentido del Elíseo sobre el apoyo de Macron a los pactos con Vox, la ruptura con Valls y las presiones para que facilite la investidura de Sánchez han debilitado al líder de Ciudadanos

Albert Rivera ha pasado esta semana por varios momentos críticos
Albert Rivera ha pasado esta semana por varios momentos críticos

Madrid / La Voz

Ni un solo día de tregua. El presidente de Ciudadanos sufrió una de sus semanas más convulsas, en la que ha tenido que soportar crisis internas, presiones de todo tipo para que facilite la investidura de Sánchez y hasta un tirón de orejas desde el Elíseo por haber mentido. 

Sábado

Valls apoya a Colau como alcaldesa. El candidato que Ciudadanos apoyó para la alcaldía de Barcelona, el ex primer ministro francés Manuel Valls, decidió saltarse a la torera los acuerdos adoptados por la cúpula naranja y apostó por apoyar a Ada Colau con tres a favor que resultaron decisivos para su reelección. Valls justificó su movimiento como un mal menor para evitar que la capital catalana cayese en manos de ERC, poniendo en cuestión uno de los grandes mantras que siempre ha repetido Cs como su gran objetivo desde su irrupción en la política: combatir el secesionismo. 

Domingo

Pérdida de credibilidad. «No está roto. Tenemos mucho más en común para las medidas que se tienen que tomar en Barcelona. Nos quedan cuatro años de trabajo», afirmaba el pasado domingo en una entrevista en La Sexta la portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, sobre la relación con Valls. Un par de horas después, se oficializaba el divorcio. 

Lunes

Ruptura oficial. La formación naranja y el ex primer ministro galo anuncian su ruptura. Los tres ediles independientes, con Valls a la cabeza, se integran en un grupo distinto al de los tres concejales de partido. Quedaba constatado que su apadrinamiento por parte de la formación naranja fue un error. Rivera afirmó en su momento que encabezar la lista electoral con Valls sería «competir con un Ferrari». En los últimos días ya no quería ni coincidir con él en la foto. Entre tanto, aumenta la presión del PSOE invitándole a que demuestre todo el sentido del Estado del que presume y facilite la investidura de Sánchez sin necesidad de recurrir a los votos de Podemos o de los secesionistas. 

Martes

De Quinto, el millonario. Otro de sus fichajes más mediáticos para estos dos procesos electorales, el exvicepresidente de Coca-Cola Marcos de Quinto, se enzarzó en Twitter con el exdirigente de Convergencia Ignasi Guardans a cuenta de la polémica de Valls. Tras un intercambio de mensajes, el diputado naranja trató de cerrar el asunto presumiendo de su fortuna, valorada en 47 millones de euros. «Cuando gentuza como tú me insulta, abro una botella de Quinta do Vale Meao, me sirvo una copa y pienso en lo afortunado que soy por no parecerme a ti», dijo.

Miércoles

Ataque de Valls. Manuel Valls carga contra Rivera: «Además de sectaria, es una estrategia equivocada que provoca el sentimiento de que se ha sacrificado Cataluña por ventajas electorales en el resto de España», comentó, incluyendo en su crítica el acercamiento de Cs a Vox

Jueves

El día crítico. La jornada más dramática. Rivera acude a Bruselas a intentar acallar las supuestas críticas de sus colegas liberales europeos por su coqueteo con Vox. En una comparecencia ante la prensa asegura que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, no solo no lo ha censurado, sino que le ha «felicitado». Horas más tarde llega un desmentido del Elíseo en el que dicen que se trata de una mentira. También entra en escena Rajoy, que le solicita que piense en el bien del país y facilite la investidura de Sánchez. 

Viernes

Mofas de rivales. La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, trata de reducir el desmentido parisino a la categoría de «anécdota», aunque no cesan las mofas de otros grupos políticos. «Como algunos reciben instrucciones del Elíseo, pues para que no haya duda luego de las traducciones, (los acuerdos) los haremos en francés también para que lo entienda Macron», bromeó el secretario general de Vox, Ortega Smith. Dentro de su partido, el líder de Cs en Castilla y León, Francisco Igea, que se ha visto obligado a pactar con el PP por la dirección naranja, subraya el «cabreo» de los votantes por esta decisión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La semana «horribilis» de Albert Rivera