Desarticulan una red que usaba «narcolanchas» para introducir hachís desde África

La Voz REDACCIÓN

ESPAÑA

La operación conjunta de la Agencia Tributaría, la Guardia Civil y la Policía Nacional se ha saldado con siete detenidos y la intervención de dos toneladas de hachís

24 may 2019 . Actualizado a las 12:58 h.

Funcionarios de la Agencia Tributaria y agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional han desarticulado en una operación conjunta en la provincia de Huelva una organización criminal dedicada al narcotráfico de hachís desde el norte de África.

Según han informado las tres instituciones en un comunicado conjunto, la operación, que ha contado con la colaboración y el apoyo de la Aduana francesa, se ha saldado con siete personas detenidas y con la intervención de más de 2.000 kilos de hachís y 3.000 euros en efectivo, además de numerosos teléfonos móviles, cuatro vehículos, dos motocicletas, tres embarcaciones y dos motos acuáticas, informa Europa Press.

Tras las primeras indagaciones, se pudo constatar que dichas personas conformaban una organización criminal que empleaba embarcaciones semirrígidas, conocidas como 'narcolanchas' o 'gomas', para realizar viajes a gran velocidad entre zonas del norte de Marruecos y las costas onubenses, transportando grandes cantidades de resina de cannabis o hachís, e introduciéndolas en España, ofreciendo así una nueva puerta de entrada a Europa para su posterior distribución.

Las investigaciones comenzaron tras detectarse un fuerte repunte de la actividad delictiva contra la salud pública, en su modalidad de tráfico de drogas, de determinadas personas cercanas a este tipo de delincuencia en la provincia de Huelva.

Los investigadores determinaron la intención de la organización de introducir una embarcación semirrígida que transportaba hachís a las costas españolas, por lo que se estableció un dispositivo que permitió detectar la misma antes de su llegada a la franja costera de la zona entre las localidades onubenses de Ayamonte e Isla Cristina.

Así, mediante el uso combinado de un helicóptero y una patrullera, además de personal en tierra, se consiguió interceptar la embarcación con la carga que contenía, emprendiendo sus tripulantes la huida. En ella fueron incautados 2.090 kilos de hachís envueltos en 69 fardos de arpillera.

Además, se consiguió ampliar el número de integrantes de la organización criminal identificados, al observarse como varias embarcaciones trataban de abastecer de combustible a la que transportaba la sustancia estupefaciente.

Una vez identificados plenamente los integrantes de la organización criminal, así como el papel fundamental y jerarquizado que cada uno de ellos desarrollaba, se articuló un dispositivo para proceder a su detención.