Un guardia civil declara que fue Ignacio González quien ordenó vigilar a Cifuentes


Uno de los guardias civiles acusados en el «caso espías» declaró este miércoles en el juicio que, «por especial interés» del expresidente madrileño Ignacio González, recibieron en el 2008 «órdenes ilegales» de realizar «seguimientos» a políticos del PP como Cristina Cifuentes, al exvicepresidente Alfredo Prada y al exvicealcalde Cobo. Este agente, José Oreja Sánchez, es el primero de los seis acusados en declarar en la Audiencia Provincial de Madrid por el supuesto espionaje entre marzo y mayo del 2008 a políticos del PP enfrentados a la expresidenta de la Comunidad Esperanza Aguirre en una época en la que González era vicepresidente. Añadió que él y los otros dos guardias civiles se negaron a cumplir la orden al estimar que era ilegal y lo denunciaron al entonces consejero Francisco Granados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un guardia civil declara que fue Ignacio González quien ordenó vigilar a Cifuentes