Estos son los 8 mineros que llegaron hasta Julen

j. cano / á frías MÁLAGA / COLPISA

ESPAÑA

Lázaro Alves es portugués y es un especialista minero. Maudilio es de los más veteranos del cuerpo. Adrián Villarroel es un joven especialista, de las últimas incorporaciones a la brigada de rescate. José Antonio Fernández es empleado de Hunosa desde hace una década y otro veterano. José Antonio Huerta, de 38 años, llegó a la Brigada de Salvamento hace poco. Sergio Tuñón, de 43 años, es el Jefe de la Brigada y tiene experiencia en rescates. Antonio Ortega es ingeniero técnico y su vinculación con la minería le viene de familia. Rubén García es otro joven experto de los últimos en llegar al grupo
Lázaro Alves es portugués y es un especialista minero. Maudilio es de los más veteranos del cuerpo. Adrián Villarroel es un joven especialista, de las últimas incorporaciones a la brigada de rescate. José Antonio Fernández es empleado de Hunosa desde hace una década y otro veterano. José Antonio Huerta, de 38 años, llegó a la Brigada de Salvamento hace poco. Sergio Tuñón, de 43 años, es el Jefe de la Brigada y tiene experiencia en rescates. Antonio Ortega es ingeniero técnico y su vinculación con la minería le viene de familia. Rubén García es otro joven experto de los últimos en llegar al grupo

La dureza del terreno ralentizó su trabajo en las últimas horas

26 ene 2019 . Actualizado a las 09:16 h.

El rescate de Julen entró el viernes en su tramo final. La galería tendría ya una profundidad de 3,35 metros, por lo que apenas quedarían centímetros para llegar hasta la zona donde se supone que está el niño. Sobre las 14.00 horas del viernes se consiguió llegar hasta los 2,5 metros gracias a una tercera microvoladura y en las últimas horas se ha avanzado el resto, después de una cuarta explosión controlada poco antes de las 21.00 horas. Hay que recordar que el tramo entre el pozo en que cayó el niño y el que abrieron los mineros es de 4 metros.

La dureza del terreno ha sido el gran inconveniente durante todo el día porque se habrían vuelto a encontrar vetas de cuarcita que iban dejando romas las puntas de los martillos hidráulicos de los mineros. Por ello se han realizado las microvoladuras, para resquebrajar la piedra y poder introducir por esos huecos las puntas de las herramientas. Por si hicieran falta realizar más microvoladuras, un helicóptero de la Guardia Civil ha llevado desde Sevilla más explosivos.

Las microvoladuras hacen que el trabajo sea más lento en Totalán ya que, una vez que se decide hacerla, los mineros tienen que salir del tubo, hacer con unos taladros agujeros en la piedra y colocar las cargas explosivas. Después, todos deben salir, ventilar el pozo y retirar el escombro antes de seguir. Este proceso lleva aproximadamente una hora y media, a lo que hay que sumar después otros 30 o 40 minutos para extraer el aire contaminado y gases; por lo que todo supone más de dos horas.