La Guardia Civil encuentra el hacha con la que Ana Julia Quezada golpeó al pequeño Gabriel Cruz

La autora confesa de la muerte de Gabriel volverá mañana al mediodía a declarar ante el juez, que ha prorrogado la detención para practicar nuevas pruebas

"Con la rabia, acabé asfixiándole, tapándole la nariz y la boca" La autora confesa del crimen de Gabriel responde a las preguntas del juez

Almería

La Guardia Civil ha encontrado en la finca de Rodalquilar el hacha con la que supuestamente Ana Julia Quezada golpeó a Gabriel Cruz antes de asfixiarle. Así lo han confirmado fuentes de la investigación, que han recalcado que el caso del niño, desaparecido el 27 de febrero en Las Hortichuelas, en Níjar (Almería) y hallado muerto el domingo, está totalmente esclarecido desde el punto de vista policial.

Ana Julia Quezada confesó este martes en el interrogatorio ante especialistas de la Guardia Civil y sus abogados que mató en la finca de Rodalquilar al niño. Así, apuntó que el mismo día que se dio por desaparecido a Gabriel en Las Hortichuelas, al salir de la casa de su abuela con destino a la de sus tíos y primos, recogió en su coche al pequeño y lo llevó a la finca de la familia de su pareja y padre del niño.

En la finca, según reconoció ante los agentes de la UCO de la Guardia Civil, discutió con Gabriel Cruz hasta provocarle la muerte pero, según ella, después de que el pequeño, de ocho años, intentase primero agredirla. En su confesión de los hechos, «parcial y por momentos confusa», Ana Julia ha explicado que discutieron y que de ahí pasaron a un forcejeo en el que el niño cogió un hacha con el que se terminó golpeando en la cabeza. Luego, según habría añadido, se asustó y lo asfixió hasta provocarle la muerte. Las circunstancias concretas del fallecimiento se determinarán cuando se conozca la autopsia definitiva de un caso que ha sido declarado secreto y en el que, en paralelo, la Guardia Civil ha ido recabando más pruebas.

Esta mañana Ana Julia se ha ratificado ante el juez en el relato que ayer le contó a los agentes. Tras la declaración, que se ha prolongado desde las 13,00 hasta las 14,30 horas en la sala de vistas del Juzgado de Guardia de la Ciudad de la Justicia, el juez Rafael Soriano ha acordado la práctica de una prueba secreta y ha prorrogado durante 24 horas la detención de Quezada para citarla de nuevo a las 12,00 horas del jueves en sede judicial. Se trata de una medida excepcional, potestad del magistrado y pensada para poder realizar nuevas diligencias complementarias. Ana Julia volverá a declarar mañana al mediodía en el juzgado. No ha trascendido, no obstante, qué ha motivado en concreto la decisión de prolongar la detención ya que las actuaciones continúan bajo secreto, por lo que las nuevas diligencias de investigación podrían responder a algún aspecto de sus manifestaciones o al hallazgo de nuevas evidencias contra ella en el marco de las pesquisas que llevan a cabo los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

Una vez obre en poder del juez el resultado de la citada diligencia, se celebrará la vistilla para que las partes pidan o no la adopción de medidas cautelares, tras lo que el magistrado instructor dictará auto con la resolución.

Fuentes de la investigación han señalado que Quezada, que habría expresado «arrepentimiento», ha comparecido ante el juez con la intención de «colaborar» y de contestar a las interpelaciones que se le hicieran desde las partes, haciendo hincapié en que habría habido una «discusión» previa con el menor y que los hechos no habrían sido consecuencia de un «plan premeditado».

Esta mañana en las inmediaciones de los juzgados se han concentrado medio centenar de personas que han vuelto a increpar a Ana Julia Quezada y han intentado acercarse al furgón que la trasladaba, lo que ha sido evitado por agentes de la Policía Nacional.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

La Guardia Civil encuentra el hacha con la que Ana Julia Quezada golpeó al pequeño Gabriel Cruz