ERC apremia a Puigdemont para que aclare ya sus verdaderas intenciones

Descarta apoyar a otro candidato, a la espera de lo que el Supremo diga sobre Junqueras


Barcelona / colpisa

La política catalana sigue pendiente de Carles Puigdemont. El presidente de la Generalitat destituido, huido en Bruselas desde el pasado 30 de octubre, continúa sin aclarar si regresará a Cataluña o permanecerá en la capital belga para intentar ser investido por vía telemática, pero el tiempo apremia. Con el nuevo año y a 15 días de la constitución del nuevo Parlamento catalán, ERC instó ayer al expresidente catalán a que mueva ficha y desvele cuáles sus intenciones. Puigdemont, durante la campaña, hizo una promesa: si ganaba las elecciones volvería a Barcelona para ser investido y ocupar su despacho en el palacio de la Generalitat. Su victoria (en suma con Esquerra y la CUP) fue toda una sorpresa y el exjefe del Ejecutivo catalán es ahora rehén de sus promesas electorales. «Junts per Catalunya debe aclarar cómo hacer efectiva su propuesta de investir a su candidato, que a día de hoy no es sencilla», señalaron los republicanos, que se mantienen expectantes y sin desvelar si su carta en la manga es Oriol Junqueras.

ERC insiste en que su único candidato a la presidencia de la Generalitat es Carles Puigdemont, con Junqueras como vicepresidente, pero presiona a sus socios para que hagan público cómo pretenden investir al dirigente nacionalista. «Trabajamos solo con la opción de Puigdemont», afirmó el portavoz republicano, Sergi Sabrià, en RAC-1.

Junts per Catalunya, que no tiene plan B, ha especulado estos días sobre una investidura telemática, sin que el candidato esté presente en la Cámara catalana, pero para ello sería necesaria una reforma del reglamento del Parlamento catalán y apenas queda tiempo. La otra opción es que Puigdemont cruce la frontera, afronte una detención y, una vez en prisión, pida un permiso especial para acudir a la investidura. Una vez elegido, debería volver a prisión. Y se especula también sobre alguna jugada imprevista del expresidente, como la que le permitió votar el 1-O, tras burlar al helicóptero de la Policía Nacional cambiando de coche en un túnel. Hay quien apunta también, incluso en el independentismo, a que ha llegado la hora de que tanto Puigdemont como Junqueras cedan el paso a nuevas caras que puedan pilotar un tiempo de distensión. Junts per Catalunya podría apostar por investir a Puigdemont y luego propiciar su regreso, sin ser detenido, a través de una negociación con Madrid.

La decisión del expresidente de la Generalitat sobre su futuro es de calado y marcará la próxima legislatura, que ERC quiere que sea larga, alejada de las prisas de la anterior, en la que los 18 meses actuaron como un corsé. Sabrià abogó ayer por un mandato de más de tres años y descartó comicios inmediatos, pues las fuerzas secesionistas no quieren desperdiciar la mayoría absoluta.

Descartada la unilateralidad

Lo que ya no está tan claro es para qué pueden servir esos 70 diputados. De entrada, ya no hay una hoja de ruta con fechas concretas ni aspiraciones imposibles como en el mandato anterior. El objetivo pasa por frenar el 155, restituir el Gobierno anterior en la medida de lo posible, reclamar la puesta en libertad de los dirigentes encarcelados e intentar abrir algún tipo de negociación política con el Gobierno central. Pero la unilateralidad está descartada y la república declarada el 27 de octubre espera en un cajón.

Junts per Catalunya, ERC y la CUP ya negocian las bases de la próxima legislatura, aunque lo más duro de las conversaciones lo abordarán una vez conozcan el futuro judicial de Puigdemont y Junqueras, quien vuelve a comparecer mañana ante los jueces del Supremo para reclamar su liberación. Entre otros puntos, negocian el reparto de carteras y la composición de la Mesa del Parlamento catalán, que dará el tono del mandato. Carme Forcadell podría repetir como presidenta, aunque Sabrià insinuó que está planteándose apartarse.

Movilización para llenar la cabalgata de Reyes de lazos y prendas amarillas

La ANC y Òmnium vuelven a politizar la cabalgata de los Reyes que retransmite TV-3. Si el año pasado llenaron el desfile en Vich de farolillos con esteladas, este año han reclamado a la ciudadanía que acuda a la cabalgata de Manresa (Barcelona), que televisa la cadena pública, luciendo lazos amarillos o atuendos de este color, en solidaridad con los dirigentes encarcelados. «Recibamos la cabalgata de amarillo», pidieron en Twitter.

Un pueblo de Lérida cambia el nombre de la plaza de España por el de 1 de Octubre

El Ayuntamiento de Palacio de Anglesola (Lérida) ha aprobado en su último pleno, celebrado el pasado 27 de diciembre, el cambio de nombre de la plaza de España por el de plaza 1 de Octubre del 2017. Además, dio nombre a dos plazas que aún no lo tenían: una se llamará plaza Independència y la otra plaza República. La alcaldesa del municipio, Montserrat Meseguer (PDECat), justificó el acuerdo en que varios vecinos de la población se lo habían pedido verbalmente.

«No tiramos la toalla», aseguran en Ciudadanos

El PP lleva casi desde la misma noche electoral del 21 de diciembre presionando a Ciudadanos para que mueva ficha y lidere, en tanto que fue la fuerza que obtuvo más votos y escaños en los comicios catalanes, las conversaciones para intentar investir a Inés Arrimadas como presidenta de la Generalitat. La formación naranja ha asumido desde el primer día que quien puede sumar una mayoría absoluta son los independentistas, aunque ayer quiso replicar al PP y le advirtió que aún no ha tirado la toalla y que no ha renunciado todavía a poder formar gobierno, a pesar de que las cuentas no salen casi por ningún sitio.

Para que Inés Arrimadas sea la próxima presidenta de la Generalitat deberían darse algunas carambolas, cada cual más inverosímil, aunque la política catalana se ha caracterizado en los últimos tiempos por ser una caja de sorpresas. La primera, que Junts per Catalunya, ERC y la CUP no sean capaces de ponerse de acuerdo en el candidato, lo que supondría el fin del proyecto soberanista y el fracaso del independentismo. La segunda es aún más improbable. Sería necesario que los tres dirigentes secesionistas encarcelados (Junqueras, Forn y Sánchez) y los cinco huidos en Bruselas (Puigdemont, Ponsatí, Comín, Serret y Puig) no pudieran asistir a la sesión de investidura. Los independentistas tendrían hasta ocho diputados menos (obtuvieron 70) y los no rupturistas (C’s, PSC, Comunes y PP) sumarían 65. En ese caso, las cuentas podrían cuadrarle a Arrimadas en una votación a segunda vuelta, siempre y cuando lograra seducir a Podemos, extremo también poco realista a día de hoy. De hecho, se especula con que Junts per Catalunya y ERC podrían obligar a renunciar a su escaño a todos los encarcelados y fugados -salvo Puigdemont y Junqueras- para evitarse problemas en la investidura y en futuras votaciones.

«No tiramos la toalla», afirmó ayer Carlos Carrizosa, en respuesta a las continuas presiones de los populares. «Lo nuestro es un esperar y ver», dijo, si bien admitió que lo tienen «difícil» para que el próximo presidente de la Generalitat sea un constitucionalista.

C’s se propuso dar una cierta batalla para tratar de obtener la presidencia de la Cámara como premio de consolación a su primer puesto en las elecciones, pero los independentistas ya han dejado claro que no están dispuestos a ceder ninguno de los puestos clave del Gobierno catalán.

La inmobiliaria Habitat traslada su domicilio fiscal de Barcelona a Madrid

La fuga de empresas de Cataluña es un goteo que se reduce pero que no cesa. Desde el referendo ilegal del 1 de octubre, son ya 3.208 sociedades las que han cambiado de domicilio fiscal para trasladarlo fuera de la comunidad. La última de cierto renombre en emigrar ha sido la inmobiliaria Habitat, que ha trasladado su domicilio social de Barcelona a Madrid, según consta en el último Boletín Oficial del Registro Mercantil, publicado ayer. Fundada en 1953, Habitat Inmobiliaria se dedica a la gestión integral de proyectos residenciales. Según datos de la empresa, en la actualidad dispone en cartera de algo más de un millar de viviendas nuevas en promoción, y en sus 64 años de existencia ha vendido más de 60.000 viviendas.

La fuga de empresas, que alcanzó su cénit en octubre, ha ido decayendo posteriormente. En diciembre se fueron 338 sociedades, un 62 % menos que en noviembre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

ERC apremia a Puigdemont para que aclare ya sus verdaderas intenciones