El jefe de los Mossos respalda la versión de Trapero sobre el asedio a Economía

Ferrán López asegura que se intentó por todos los medios atender las peticiones que iba haciendo la Guardia Civil, lo que finalmente no fue posible


El nuevo jefe de los Mossos d'Esquadra, Ferrán López, y otros 3 mandos -dos de antidisturbios y otro de la Comisaría de Barcelona- han respaldado la versión del exmayor Josep Lluís Trapero sobre su intervención para facilitar la salida de la comisión judicial durante el asedio en la Consellería de Economía. Los cuatro han prestado este viernes declaración como testigos ante la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, que les citó a petición de la defensa de Trapero en el marco de la causa en la que investiga por sedición a los involucrados en el referendo del 1-O y el proceso de secesión en Cataluña, entre ellos al huido expresidente catalán Carles Puigdemont.

El interrogatorio, según fuentes consultadas por Efe, se ha limitado a estos disturbios, ocurridos el 20 de septiembre, respecto a los cuales, Ferrán López ha explicado que estuvo en el CECOR (centro de mando) con Trapero todo el día y ha mantenido que se intentó por todos los medios atender las peticiones que iba haciendo la Guardia Civil, lo que finalmente no fue posible.

Según fuentes presentes en la declaración, López y los tres agentes, sin aportar documentación alguna, han ratificado la versión de Trapero, consistente, fundamentalmente, en que se abrió un pasillo para la salida de la comisión judicial que finalmente no se pudo utilizar cuando estaba previsto.

También han añadido que era inviable acudir en coche como les sugirió la Guardia Civil debido a la gran cantidad de gente que se agolpó frente a la sede de la Consellería desde primeras horas de la mañana del 20 de septiembre, convirtiéndose en un asedio de miles de personas que finalizó de madrugada y con tres vehículos del instituto armado destrozados.

Lamela dejó en libertad a Trapero tras tomarle declaración como investigado el 16 de octubre, el mismo día en que envió a prisión a los líderes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sànchez, y al de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, a los que se atribuye una participación activa en el asedio a la Guardia Civil.

No obstante, sobre Trapero pesan medidas cautelares como comparecencias quincenales, retirada de pasaporte, prohibición de salir de España y fijación de domicilio y teléfono en el que estar localizado.

La juez tomó esta decisión al considerar que la actuación de Trapero ante el asedio a la Guardia Civil «no aparece todavía suficientemente perfilada hasta el punto de poderle vincular en este momento a hechos tan graves como los que esos días sucedieron, sin perjuicio de lo que pueda determinarse en una fase más avanzada de la investigación».

En el auto en el que acordó su puesta en libertad, la juez recoge la versión exculpatoria ofrecida por Trapero el día que declaró, fundamentalmente que abrieron «los pasillos para los detenidos y para la salida de la comisión judicial, que luego no fueron utilizados en los momentos en que estaban previstos».

Añadió además que no actuaron contra los concentrados «al estimar que, dado su volumen, ello podría haber generado una grave alteración del orden público sin consecuencias prácticas».

La juez consideró que esta versión estaba corroborada con la de otros testigos que aseguraron que «se fueron enviando unidades de mediación de Mossos y también agentes de escolta».

Estos fueron los que acompañaron a la letrada de la comisión judicial a su salida de la Consellería, y que tuvo que realizarse por la azotea para llegar a otro edificio en el que hay un teatro, saliendo finalmente camuflados entre el público.

Un teniente de la guardia civil que testificó ante Lamela aseguró además que a partir de las 11 de la mañana era ya imposible desalojar debido al número de personas, prolongándose el asedio hasta la madrugada del día siguiente

Pese a no poder vincularle aún con ese asedio, la juez sigue investigando a Trapero porque, a su juicio, existen elementos que vinculan a Trapero con la estrategia independentista como es el contenido del documento EnfoCat hallado en el domicilio del 'número dos' de la Consejería de Economía, Josep María Jové Lladó, arrestado en la operación policial del 20 de septiembre.

Interior relega a Trapero a un puesto administrativo en las oficinas de los Mossos en Barcelona

Europa Press

Mantiene el grado de mayor pero no tendrá ninguna responsabilidad operativa en el cuerpo policial

El Ministerio del Interior ha relegado al mayor Josep Lluís Trapero a un puesto administrativo en las oficinas de los Mossos d'Esquadra en Travessera de las Corts en Barcelona alejado de las responsabilidades operativas que tenía hasta que fue apartado de la jefatura de la policía catalana en aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Fuentes de Interior han confirmado a Europa Press que Trapero desempeñará esta función administrativa una vez que el 28 de octubre fue relegado de la jefatura de los Mossos, tras el cese del Govern de Carles Puigdemont y la convocatoria de elecciones autonómicas para el próximo 21 de diciembre.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El jefe de los Mossos respalda la versión de Trapero sobre el asedio a Economía