Abdullah Ahram, el terrorista cordobés hijo de Tomasa Pérez

La madre del yihadista que amenaza a España en un vídeo se convirtió al islam cuando siendo menor de edad se casó con Abdellah Ahram, un marroquí que cumple condena por pertenecer a una célula terrorista

;
El Estado Islámico amenaza por primera vez en castellano con recuperar Al-Ándalus El vídeo finaliza con una imagen de Mariano Rajoy y el Rey Felipe VI
Agencias
Redacción

El Estado Islámico ha publicado un vídeo en el que amenaza a España por primera vez en castellano. Y quien está detrás de las duras advertencias es Abdullah Ahram Pérez, conocido como Al Qurtubí -en español, el cordobés- un terrorista de 22 años hijo de Tomasa Pérez, una analuza a la que la Policía Nacional y el CNI comenzó a investigar en el 2014 por su presunta vinculación con el yihadismo, según recoge el Diario de Córdoba.

Según ha explicado el codirector del Observatorio de Seguridad Internacional José María Gil, en declaraciones a Europa Press, el joven yihadista es «un tipo muy peligroso» que actúa como «dinamizador» en las redes sociales y que siempre ha mostrado «una verdadera obsesión» con la recuperación de Al Ándalus.

Según recoge el Diario de Córdoba, Tomasa Pérez se convirtió al islam cuando se casó siendo aún menor de edad con Abdellah Ahram, alias El Andalusí, un marroquí que actualmente cumple una condena de 12 años de cárcel en Ceuta por pertenecer a una célula terrorista que planeaba ataques a diferentes objetivos militares y turísticos en Marruecos.

La pareja ya casada se trasladó al barrio cordobés de Alcolea y de ahí a Cataluña, Suecia, Marruecos y finalmente Ceuta. A lo largo de estos años fueron padres de cinco hijos, si bien Abdullah Ahram Pérez, el autor de las amenazas hacia España en el último vídeo del Estado Islámico, fue su primogénito.

El Estado Islámico amenaza por primera vez en un vídeo en castellano con recuperar Al Ándalus

Europa Press
;
El Estado Islámico amenaza por primera vez en castellano con recuperar Al-Ándalus El vídeo finaliza con una imagen de Mariano Rajoy y el Rey Felipe VI

Centrado en los atentados de Barcelona, amenaza a los «cristianos españoles» por la «sangre derramada de los musulmanes»

El Estado Islámico amenaza a España en un nuevo vídeo que ha difundido por las redes, advirtiendo en él de que recuperará Al Ándalus y devolverá a los cristianos la sangre derramada por la Inquisición española.

La grabación está centrada en los atentados de Barcelona y en ella aparecen dos presuntos terroristas del Estado Islámico. Uno de ellos, identificado en la imágen como Al Qurtubí -en español, el cordobés-, lanza una clara amenaza los «cristianos españoles» a los que pide que no olviden la «sangre derramada de los musulmanes de la Inquisición española».

Seguir leyendo

Tomasa y sus hijos habrían viajado a Siria para unirse a la yihad tras la detención de su marido en Ceuta en el 2011. Años después, en el 2014, el Diario de Córdoba logró hablar con el padre de Tomasa, quien aseguro no tener contacto con su hija desde que ésta abandono la casa familiar e incluso desconocía el número de nietos que tenía.

El codirector del Observatorio de Seguridad Internacional ha afirmado que el terrorista conocido como El Cordobés pertenece a la corriente neofundamentalista del islam denominada takfir, consistente en que sus seguidores pueden señalar a cualquier persona como enemigo del islam y «decidir matarla» o ejercer sobre ella cualquier tipo de violencia.

Respecto al otro yihadista que lo acompaña en el vídeo, el cual se identificó como Abusalmán Al Andalusí -Abusalmán el andaluz-, José María Gil no ha podido confirmar su identidad, pero ha apuntado que podría tratarse de Taruk Al Andalusí, otro joven radicalizado y asentado en Siria, desde donde se grabó el vídeo, que intentó captar en el pasado a un nuevo miembro para el Estado Islámico en Barcelona.

Servan, un gallego en la lucha contra el ISIS

Antonio Pampliega

Llevaba una vida tranquila en una localidad gallega. Un día comenzó a ver en la televisión las terribles imágenes de la lucha de los kurdos contra el ejército islámico. Cogió un avión a Turquía y se unió a la lucha. 

«La guerra da miedo, por supuesto. Sobre todo al principio. Pero una vez que estás aquí o te adaptas o te marchas», afirma con vehemencia Servan mientras camina por entre las ruinas de la ciudad de Kobane (Siria). La ciudad, donde antes de los combates entre milicianos kurdos y los yihadistas del Estado Islámico vivían más de 50,000 personas, es un enorme solar donde el 80% de las casas están destruidas o con daños considerables. 

El suelo está tapizado de cascotes. Los edificios son enormes moles de hormigón sin vida. Algunos vecinos se afanan en recuperar las pocas pertenencias que han podido salvar de los bombardeos. Un grupo de niños juegan en la calle ajenos a los innumerables proyectiles que aún no han explotado. Servan mira a su alrededor. El panorama es apocalíptico. «La verdad es que jamás me imaginé en medio de una guerra. Recuerdo que los primeros días el cielo estaba completamente negro por culpa de los bombardeos. Era un ambiente muy gris». El joven recuerda cómo fueron sus primeros días en Kobane. «Al principio te sobresaltas cada vez que escuchas una bomba, un disparo o una explosión. Te asustas pero a los tres días ya ni pestañeas». 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Abdullah Ahram, el terrorista cordobés hijo de Tomasa Pérez