Trevín: «No quiero ser una molestia para el PSOE»

El diputado asturiano reconoce discrepancias con la dirección de Pedro Sánchez y entregará su escaño en septiembre

El diputado socialista por Asturias, Antonio Trevín,
El diputado socialista por Asturias, Antonio Trevín,
Agencias

Las discrepancias dentro del nuevo PSOE de Pedro Sánchez siguen cobrándose víctimas. La última, la de Antonio Trevín. El diputado asturiano, que había apoyado públicamente la candidatura de Susana Díaz, ha decidido dar un paso atrás y entregar su acta de diputado. El expresidente del Principado ha explicado que no comparte la estrategia de la nueva dirección y que, por lo tanto, lo más sensato era renunciar a su cargo. Con esta medida sigue el ejemplo de Antonio Madina y evidencia que las heridas abiertas dentro del partido no se han cerrado en el congreso federal.

Trevín ha anunciado que formalizará su decisión nada más que se inicie el curso político, en el mes de septiembre. «La nueva dirección del PSOE ha modificado la estrategia parlamentaria y no lo comparto. Lo más honesto a mi juicio es dar un paso atrás», ha asegurado Trevín. A pesar de ello, ha asegurado que «seguirá trabajado por el partido como un militante más de base» y que «por lealtad» defenderá internamente sus convicciones políticas porque considera que «el PSOE es un instrumento imprescindible en la arquitectura política e institucional de España y para la defensa de los trabajadores y colectivos con más dificultades sociales y económicas».

Del nuevo PSOE, ha dicho que no le gusta la estrategia que ha adoptado, pero tampoco su actual cultura política «porque está desapareciendo la fraternidad entre los militantes, que era una de las señas de identidad del socialismo, donde cada vez tiene más presencia la confrontación». El histórico dirigente asturiano ha incidido en que tampoco quiere convertirse «en una molestia para su propio grupo» porque, aunque siempre iba a votar y acatar lo que decidiese la mayoría, nunca iba a dejar de defender sus principios y de defender en los debates su opinión. «Por eso lo más honesto cuando hay esa discrepancia política es no molestar, dar un paso atrás y dejar a los que tienen la legitimidad, a la actual mayoría, para que desarrolle la dirección que crea más oportuna del grupo».

Trevín, que se inclinó a favor de la presidenta andaluza Susana Díaz en las últimas primarias en las que salió elegido Pedro Sánchez, es uno de los históricos del PSOE en Asturias, donde ha ocupado numeros y variados cargos. Profesor y diplomado en historia, Trevín ocupó la presidencia del Principado entre 1993 y 1995, tras la dimisión de Juan Luis Rodríguez-Vigil a raíz del escándalo del «petromocho» y, tras perder las elecciones regionales, estuvo al frente de la oposición socialista al Gobierno de Sergio Marqués (PP y URAS) hasta 1999.

Afiliado al PSOE desde 1982, Trevín había sido ya alcalde del municipio costero de Llanes entre 1987 y 1993, en una primera etapa, y entre 1999 y 2004, en una segunda, cargo que dejó para situarse al frente de la Delegación del Gobierno en Asturias entre ese año y 2011. Ese año encabezó la lista socialista de Asturias al Congreso, donde ha mantenido su escaño hasta ahora y hasta hace poco como portavoz del PSOE en la Comisión de Interior y de Seguridad Nacional, puestos de los que fue apartado tras la victoria de Pedro Sánchez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Trevín: «No quiero ser una molestia para el PSOE»