madrid / colpisa

La dirección del PP aspira a recuperar todo su espectro electoral y, en consecuencia, se ha propuesto no herir sensibilidades ni en el centro ni en la derecha. Así, algunos de los asuntos que resultan más espinosos para la formación han quedado excluidos de las ponencias que deberán ser debatidas en el congreso nacional del partido programado para febrero. En los documentos destinados a apuntalar el nuevo proyecto político de los populares se evita marcar posiciones sobre el aborto, la custodia compartida, la gestación subrogada y hasta la limitación de mandatos al frente de los Gobiernos nacional y autonómicos. La revisión de estos aspectos queda ahora en manos de los compromisarios y delegaciones que participen en el cónclave. «No negamos ningún debate», garantizó el vicesecretario de acción sectorial, Javier Maroto, a las puertas de que se inicie el proceso para corregir los textos de partida.

Mañana mismo las direcciones regionales del PP recibirán las cinco ponencias y el 14 de enero concluirá el plazo para la presentación de enmiendas, tanto aquellas elaboradas a título individual como las que lleven la firma de las agrupaciones territoriales. Desde las organizaciones autonómicas ya anticipan un aluvión de propuestas, aunque solo aquellas que generen consenso podrán ser incorporadas. Dirigentes y cargos medios del partido dan por hecho, por ejemplo, que existe un sentir generalizado sobre la oportunidad de limitar a dos los mandatos del jefe del Ejecutivo y de los presidentes autonómicos y que, por lo tanto, habrá propuestas en este sentido.

Rearme ideológico

Fuentes populares intuyen, además, que desde Andalucía se rescatará la necesidad de instaurar el principio de «una persona, un cargo», pese a que este planteamiento pueda soliviantar al entorno de María Dolores de Cospedal. La actual ministra de Defensa ejerce no solo de secretaria general del partido, sino también de líder de los populares en Castilla-La Mancha.

Del mismo modo, en el ámbito social, Maroto avanza que la custodia compartida será objeto de enmienda, aunque no quiere ir más allá en materia de aborto. La ponencia que lidera se limita a defender en términos generales, los mismos escogidos para el programa electoral, el derecho a la vida.

Es más, su documento no se centra tanto en medidas concretas como en «el rearme ideológico» y los principios que regirán la acción de los populares en política social. En este sentido, el gran reto que establece el equipo de Maroto es la lucha contra el envejecimiento poblacional. Para ello, promueve dos vías para lograrlo: por una parte, el retorno de los españoles que tuvieron que abandonar el país a consecuencia de la crisis económica y la incorporación de inmigrantes, siempre y cuando sea compatible con las «tasas de desempleo» y los recién llegados respeten «los valores y libertades de la sociedad que los acoge».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El PP elude los temas más espinosos