Mas, contra todos también en Cataluña

CDC lo apoya y propone reeditar Junts pel Sí, ERC empieza a cuestionarlo y quiere seguir negociando, y la CUP, en crisis por la dimisión de Baños, propone otros candidatos


barcelona / colpisa

Artur Mas no tiene intención de dar un paso atrás. Insiste a pesar de que la CUP ofreció el apoyo a la investidura de casi cualquier dirigente de Junts pel Sí que no fuera el líder de Convergència para salvar la legislatura. Se enroca aunque su todavía socio, Esquerra, ya no lo respalda de manera granítica y sin fisuras. El presidente de la Generalitat en funciones se muestra dispuesto a seguir dando guerra en unas nuevas elecciones en marzo. Mas, que en las negociaciones con la CUP había ofrecido cesiones como rebajar las competencias de la presidencia de la Generalitat o aprobar una declaración independentista sin un acuerdo para la investidura, afirmó que está con ganas de «plantar cara a Madrid y a las fuerzas de aquí que no lo ponen nada fácil».

«No hay bandera blanca», afirmaron en su partido para corroborar que no van a ofrecer la cabeza de su líder. Sus primeras declaraciones tras el rechazo de la CUP denotan que quiere seguir y que no renunciará a ser candidato aunque eso suponga ir a unas nuevas elecciones, las cuartas en Cataluña en cinco años. Lo que está por ver es si lidera la lista de su partido. La mención a Madrid fue en clave doméstica, de cara a la galería independentista, y también para advertir al Gobierno central de que mantiene el pulso secesionista. La referencia a «los de aquí» era para los anticapitalistas, que ya han pasado al bando de los adversarios. Son los nuevos demonios del proceso, a ojos de Mas y de los suyos, que siempre confiaron en una rectificación a última hora. «La CUP se convierte en la gran aliada de los poderes fácticos de Madrid, que, de momento, continuarán decidiendo por Cataluña», afirmó el número dos de los convergentes, Josep Rull. Estas declaraciones se produjeron antes de que Antonio Baños, cabeza de lista de la CUP, renunciara a su escaño y reflejase las disensiones existentes en la formación anticapitalista sobre el veto a Mas.

CDC, que reunió ayer a su ejecutiva, cargó contra la CUP y cerró filas en torno a Mas. La formación no quiere ceder el protagonismo en el proceso soberanista. Su líder comparecerá hoy en el Palau de la Generalitat.

Oficialmente, Esquerra salió en defensa de Mas. Pero no descarta nada. Oriol Junqueras pidió a Convergència y a la CUP que negocien hasta el último minuto. El presidente de Esquerra afirmó que su partido cumplirá sus compromisos. Entre ellos, el de apoyar a Mas como único candidato de Junts pel Sí. Pero también reclamó «a todos» que sean «generosos». Junqueras protagonizó una comparecencia vehemente en la que riñó a unos y otros. Se cerró en banda, en cambio, para aclarar si Mas debe renunciar. Tampoco fue claro sobre si él se postularía como candidato como pide la CUP, que también está dispuesta a apoyar a Raül Romeva o a la convergente Neus Munté.

Que en Esquerra ya no bailan al son del presidente de la Generalitat lo refleja la opinión de Joan Tardà, que reclamó a Mas que dé un paso al lado por «patriotismo». Junqueras dijo que suele estar de acuerdo con su compañero, pero esta vez se cuidó de suscribir sus comentarios críticos, que no fueron los únicos en el partido. Concejales de diferentes ayuntamientos siguieron la línea de Tardà.

Pero Convergència y ERC piensan ya en clave electoral. Los convergentes le ponen etiqueta a la convocatoria: la segunda vuelta del plebiscito. Todos los caminos conducen a ese escenario. También en el Parlamento catalán, que, tras la reunión de la Mesa y la Junta de Portavoces, descartó la convocatoria de un pleno especial de investidura para esta semana. Si Junts pel Sí, que se reúne hoy, no propone una alternativa a Mas antes del sábado, la Cámara no moverá ficha, la legislatura morirá automáticamente este domingo y habrá elecciones en marzo.

Reacciones al rechazo de la CUP a apoyar la investidura del líder de Convergència

Ciudadanos

Arrimadas descarta un pacto unionista y cree que los comicios son el escenario menos malo. La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, cree que la celebración de elecciones sería el escenario «menos malo» como vía para volver a la «normalidad» con un Gobierno «estable». Pero descarta un pacto entre partidos unionistas para concurrir a esos comicios. Arrimadas acusa a Artur Mas de «aferrarse a la silla» e insiste en que el convergente ha renunciado a representar a todos los catalanes.

PSC

Iceta insta a Mas a que reconozca su «fracaso rotundo» y se postula como candidato. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, insta a Artur Mas a «reconocer su fracaso rotundo», «el más espectacular del presidente» y asegura que estará «encantado» de repetir como candidato socialista si se convocan nuevas elecciones. «Ganas no le faltan, pero lleva cinco años con muchas ganas y pocos resultados», afirma. Ironiza que «todo esto parece Mas contra el mundo».

PP

Albiol quiere un frente constitucionalista, pero admite que es complicado. El presidente del Grupo Popular en el Parlamento de Cataluña, Xavier García-Albiol, plantea a los partidos constitucionalistas formar una «alterativa al independentismo». Admite que es «complicado» y que lo más factible sería alcanzar un pacto poselectoral con PSC y Ciudadanos. Cree que la situación «pone punto y final a la etapa más gris, triste y ridícula de la política catalana en los últimos 30 o 35 años».

Empresarios

Empresaris de Catalunya pide un avance electoral para «finiquitar» el proceso. La entidad Empresaris de Catalunya pide que se celebren elecciones en Cataluña para configurar un Gobierno «leal a España», centrado en cuestiones económicas y sociales, y para «finiquitar» el proceso. En un comunicado, critica el «aventurismo político» protagonizado por CDC, ERC y la CUP y censura «sus propuestas irrealizables», que han creado un «clima de inestabilidad» en los últimos meses.

Entidades soberanitas

El presidente de la ANC dice que no hay que aferrarse a la fórmula de Junts pel Sí. La Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural y Súmate, entidades soberanistas que forman parte de Junts pel Sí, reclaman «unidad» a los independentistas para que se regenere «el entusiasmo independentista» en una «situación grave». El presidente de la ANC, Jordi Sánchez, afirmó en Rac1 que «no hay que aferrarse al nombre ni a la fórmula» de JxS si se celebran nuevas elecciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Mas, contra todos también en Cataluña