La junta electoral amonesta a Mas por hacer campaña en un acto como presidente

Los secesionistas llaman a boicotear la emisión en TV3 de actos de otras fuerzas


Barcelona / Colpisa

La Junta Electoral de Barcelona tiró ayer de las orejas al presidente de la Generalitat y le pidió que se abstenga de pronunciar más discursos institucionales de aquí al 27 de septiembre. El toque de atención tenía que ver con una respuesta a un recurso presentado por el PSC, que denunció la comparecencia que hizo Artur Mas después de recibir en el palacio de la Generalitat a los organizadores de la Diada, la ANC y Omnium Cultural. Para los socialistas, Mas hizo una utilización de su condición de presidente del Ejecutivo para transmitir un mensaje ideológico disfrazado de discurso institucional.

El 11 de septiembre, horas después de que entre 520.000 y 1,4 millones de personas se manifestaran en Barcelona para pedir la independencia, Mas compareció en directo por TV3 desde el palacio de la Generalitat y llamó a convertir la fuerza de la calle en votos. Según la junta electoral, el presidente del Gobierno catalán infringió los «principios de objetividad y de transparencia del proceso electoral y de igualdad entre los actores electorales». Tarjeta amarilla para Mas justo un día después de que la Junta Electoral Central irrumpiera en la campaña e instara a TV3 a retransmitir actos de los partidos no independentistas como contrapartida a las cinco horas que dedicó a retransmitir en directo la Diada, a la que acudieron Juntos por el Sí y la CUP, lo que causó un profundo malestar en las formaciones no soberanistas, que acusaron a la televisión pública catalana de hacer campaña a favor del independentismo.

Para compensar, TV3 ofreció entrevistas a los candidatos del PSC, PP y Ciudadanos, pero a estos les pareció insuficiente y se quejaron ante la junta electoral, que ahora ha determinado que la cadena pública, en el ojo del huracán por su posición parcial a favor de las tesis secesionistas, tendrá que emitir actos de campaña de los no soberanistas. Así, TV3 anunció ayer que mañana retransmitirá en diferido fragmentos de mítines del PSC, PP, Ciudadanos, Unió y Catalunya sí que es Pot de cuatro a siete de la tarde, según las peticiones de los partidos a partir de la decisión de la junta electoral.

«Barrabasada»

El ente público presentará un recurso al Tribunal Supremo contra esta orden, pues entiende que es «insólito» que los partidos decidan los contenidos de un medio público en plena campaña. Desde el independentismo interpretaron la decisión de la junta electoral como un nuevo ataque del Estado contra la libertad de expresión y como una nueva muestra de la falta de libertades que a su juicio hay en España. Mas la calificó de «barrabasada» y de una «gravedad extraordinaria». «La junta electoral hace lo que no se ha atrevido a hacer nadie: no solo obliga a una televisión a dar más tiempo a determinadas formaciones sino también cómo debe hacerlo», criticó.

La ANC y Omnium llamaron a la ciudadanía a que durante las tres horas de emisión del espacio no sintonice TV3. Una huelga de mandos caídos para boicotear la decisión de la junta electoral. El presidente de la ANC, Jordi Sánchez, elevó el tono y habló de «estado de excepción informativo» impuesto por las mentes «perversas» del organismo que vela por los comicios y volvió a negar, igual que Mas, que la Diada fuera un acto electoral, a pesar de que los organizadores, ANC y Omnium, forman parte de la lista de Juntos por el Sí. Desde la CUP también cargaron con virulencia, y al mismo tiempo que criticaron a Mas por su discurso institucional, instaron a TV3 a que no cumpla la orden de la junta electoral y afirmaron que la decisión de esta «retrata la esencia demofóbica y con aires franquistas del Estado».

Las formaciones que serán resarcidas mostraron su «satisfacción» ante una decisión que consideraron «lógica». La junta debe «garantizar la neutralidad» y Mas «haría bien en atender la advertencia», dijeron desde el PSC. «Una cosa es dar información y otra es que la televisión pública le haga el juego a una candidatura», apuntaron en el PP.

El ex primer ministro italiano D?Alema dice que Cataluña podría acabar como Kosovo

El ex primer ministro italiano Massimo D'Alema se sumó ayer a la lista de líderes internacionales que se han pronunciado contra la independencia de Cataluña. En un acto de apoyo al candidato socialista, Miquel Iceta, celebrado en Barcelona, D'Alema advirtió a Artur Mas que el proceso independentista es «inviable», porque lo máximo que podría conseguir sería quedar «al borde de la legalidad internacional», como le ha ocurrido a Kosovo. El ex primer ministro italiano recordó que, a pesar de que su separación -en el proceso de desmembración de la antigua Yugoslavia-, fue motivada por una guerra, una «depuración étnica» y la «imposibilidad de vivir juntos en los límites de un solo Estado sin conflictos y enfrentamientos», era evidente que respondía a una situación excepcional, no por ello consiguió el reconocimiento de las Naciones Unidas. Y en la reunión del Consejo de Seguridad ningún país invocó el derecho de autodeterminación. «Pese a ello ­­-insistió D'Alema-, Kosovo no ha logrado la posibilidad de ser miembro de la ONU ni de cualquier organismo internacional. ¿Eso debería ser el futuro de Cataluña, al borde de la comunidad internacional? No lo creo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La junta electoral amonesta a Mas por hacer campaña en un acto como presidente