La ingobernabilidad acecha tras el 20D

Enrique Clemente Navarro
enrique clemente MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

El barómetro de las generales

Sondaxe pronostica la victoria del PP en las elecciones generales, pero con dos bloques, PP-Ciudadanos y PSOE-Podemos-IU, igualados y muy alejados de la mayoría absoluta

14 sep 2015 . Actualizado a las 11:38 h.

Escenario muy complejo y gobernabilidad difícil. Este es el endiablado panorama que perfila la encuesta de Sondaxe sobre las elecciones generales, que todo indica se celebrarán el próximo 20 de diciembre. Una suerte de rompecabezas de difícil encaje, que deja en el aire la formación de un Gobierno con la mínima estabilidad necesaria.

El PP ganaría claramente con el 32 % de los votos y 118 escaños, pero quedaría lejos de la mayoría absoluta aunque lograra sumar los de Ciudadanos, que ha insinuado que en el caso de que su concurso fuera necesario podría pedir la retirada de Mariano Rajoy. Sería muy difícil que los populares pudieran contar con el respaldo de los nacionalistas catalanes, hoy ya independentistas, y algo más factible, pero también complicado, de los vascos.

Ese Ejecutivo tendría como alternativa una amalgama de partidos de izquierda. El PSOE, Podemos e IU, a la que la encuesta da un sorprendente buen resultado, sumarían juntos 160 escaños, solo dos por debajo de los populares más Ciudadanos. Tendría que sumar algunos apoyos más, de partidos nacionalistas y de izquierdas, para tratar de formar gobierno. El tripartito PSOE-Podemos-Ciudadanos también es impensable, dadas las diferencias que parecen insalvables entre los partidos que lideran Pablo Iglesias y Albert Rivera.

La única fórmula que superaría con creces la mayoría absoluta sería una gran coalición a la alemana entre los populares y los socialistas. Pero parece remota porque Pedro Sánchez ha rechazado rotundamente cualquier posibilidad de gobernar con el PP.

Lo que sí ha dejado claro Sánchez con sus pactos tras las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo es que está dispuesto a aliarse con Podemos y otros partidos nacionalistas y de izquierda para evitar que gobierne el PP. La estrategia del líder socialista es ir a la oposición frontal con su principal adversario y, al menos de momento, no gastar demasiada munición contra Podemos, que mantiene un importante apoyo, pero va a menos. Aunque ahora tanto Sánchez como Pablo Iglesias marcan distancias, porque a ninguno le conviene dar por hecho ante sus electorados un futuro acuerdo, si logran sumar más que el PP y Ciudadanos la posibilidad de que pacten es muy alta.

El objetivo de Rajoy es llegar al menos a la cifra de 140 diputados, a partir de la cual considera que podría gobernar en minoría con apoyos puntuales. La encuesta le da 22 escaños menos.

Podemos se estanca

Los socialistas defienden su segunda plaza, muy por detrás de los populares, pero seis puntos por delante de Podemos, que baja y parece haber alcanzado su techo con el 16,3 % de los votos. La crisis de Grecia le ha perjudicado mucho, ya que ha quedado de manifiesto la escasa capacidad de maniobra que ha tenido el Gobierno de su aliado Syriza frente a las políticas dictadas desde Bruselas.

Ciudadanos también entraría con fuerza en el Congreso, pero en cuarta posición, lejos de la tercera. Rivera podría ser el árbitro de la situación, como ha sucedido en Andalucía y la Comunidad de Madrid, pero para eso tendría que variar el escenario que dibuja Sondaxe. Significativamente obtendría el porcentaje de voto que pierden los populares, lo que certifica el trasvase.