El PP ofrece amplios pactos a Sánchez para que no gobierne con Podemos

Margallo dice que un gobierno del PSOE y la formación morada sería «una catástrofe de dimensiones bíblicas»


Madrid / La Voz

La estrategia política del PP tras el varapalo que sufrió el 24M es clara: denunciar los pactos del PSOE con Podemos y con las listas que apoyó la formación de Pablo Iglesias en ciudades como Madrid o Barcelona. La presión sobre Pedro Sánchez para que no repita esos acuerdos a escala nacional tras las elecciones generales previstas para finales de año va en aumento. Pero ayer el PP dio un paso más al ofrecer amplios acuerdos al líder socialista sin que el titular de Exteriores, José Manuel García-Margallo, descartara una gran coalición.

El PP es el favorito para ganar las generales, según las encuestas, pero ni siquiera se acercaría a la mayoría absoluta con el respaldo de Ciudadanos. La alternativa sería un pacto a varias bandas que incluiría necesariamente al PSOE, Podemos -cuyo número dos, Íñigo Errejón, ya se ha declarado dispuesto a hacerlo-, lo que quede de IU y formaciones nacionalistas de izquierda. El portavoz socialista en el Senado, Óscar López, ya ha dicho que su partido no descarta que no gobierne el partido más votado.

Las líneas rojas

En este contexto hay que situar las declaraciones de ayer de dirigentes del PP. Margallo aseguró que un pacto tras las generales del PSOE y Podemos «sería una catástrofe de dimensiones bíblicas para este país». Al tiempo, apostaba por un «entendimiento» de los dos grandes partidos nacionales dada «la magnitud de los desafíos que España tiene por delante». Entre los asuntos que deberían pactar citó la política exterior y la unidad nacional, además de «marcar las líneas rojas que no se pueden desbordar».

En la misma línea se manifiesto el portavoz popular en el Congreso, Rafael Hernando, quien se mostró partidario de que socialistas y populares «refuercen sus alianzas y acuerdos en políticas de Estado», pero señaló que para ello Pedro Sánchez debe liberarse de los complejos que le han maniatado en los últimos meses, en referencia a sus pactos con las que calificó como «formaciones de extrema izquierda».

Un amor de verano

Por su parte, la vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy, dijo que «se está fraguando un amor de verano entre Podemos y el Partido Socialista», que dijo «parece que va a tener continuidad y va a ir a septiembre». «¿Vamos a acabar viendo al señor Pedro Sánchez arrodillado ante el señor Pablo Iglesias pidiéndole la mano para ir juntos a la Moncloa?», se preguntó.

Desde la otra parte del espectro político, el candidato de Izquierda Unida a la presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, alertó de las presiones que habría para que se forme una gran coalición PP-PSOE para evitar un «cambio radical» tras las generales. Además, avisó a Podemos de que pactar con los socialistas no es la solución que necesita el país porque cuando gobernó aplicó «políticas de recortes brutales». «Los problemas económicos y políticos de este país tienen un claro responsable político, que es el bipartidismo del PP y PSOE», afirmó. Garzón volvió a reclamar una candidatura de unidad popular para las generales, a la que hasta ahora se ha opuesto Iglesias de forma contundente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El PP ofrece amplios pactos a Sánchez para que no gobierne con Podemos