Defensa mantiene la entrega del A400M a la espera de saber por qué se estrelló

Morenés defiende la fiabilidad de Airbus frente a la decisión de Alemania, Reino Unido y Turquía de no volar el avión de transporte

Morenés, en los actos del 70 aniversario del asedio nazi a Lorient
Morenés, en los actos del 70 aniversario del asedio nazi a Lorient ECPAD HANDOUT

El Ministerio de Defensa mantiene de momento inamovible la hoja de ruta para recibir los primeros aviones de transporte A400M en el primer trimestre del 2016. Frente a la decisión de Alemania, Francia y Turquía de no volar en estos aparatos tras el primer siniestro ocurrido el sábado en Sevilla, en el que fallecieron cuatro tripulantes españoles y dos más están heridas graves, el ministro Pedro Morenés defendió la fiabilidad de la multinacional Airbus, cuyo consorcio europeo se encarga de la producción de este aparato, ensamblado en la planta sevillana

«No es el momento de hace un análisis sobre su credibilidad. Ruego que esperemos a la conclusión de la investigación para poder saber cuál ha sido la causa del accidente y mientras tanto mantengamos la calma para no atacar a una organización industrial que ha probado en otros ámbitos muy amplios sus capacidades y su saber hacer», dijo Morenés desde la localidad de Lorient, en la Bretaña francesa, donde acudió al 70 aniversario de la liberación de esas ciudad del nazismo.

Las palabras del ministro resonaron por quién le acompañaba en el acto, sus homólogos de Francia, Jean-Yves Le Drian, y Alemania, Ursula von der Leyen. Este país, junto a Turquía y Reino Unido, ha tomado la decisión de no volar los A400M de sus ejércitos hasta que se conozca qué ocurrió en Sevilla. «Es importante saber si se trata de un elemento aislado o que podría afectar al resto de los aviones o al proyecto en sí», recordó la ministra germana. Por su parte, el francés Le Drian anunció este domingo que solo autorizará los vuelos «extremadamente prioritarios» de los seis A400M que tiene actualmente. Estos aparatos tienen 1.700 horas de vuelo y han actuado hasta la fecha de manera «competente. Son muy buenos aviones», dijo el ministro.

Una valoración diferente a la de las autoridades alemanas, que en enero pusieron en duda las capacidades militares del modelo tras recibir con retraso su primer aparato y comprobar en los vuelos de prueba que arrojaban unos 800 fallos o defectos.

Competencia

El millonario programa militar del A400M comenzó en el 2009 y ya tiene comprometidos 174 pedidos a ocho países a partir del 2016. Cada unidad del avión de transporte de hélice más grande del mundo tiene un coste estimado en 136 millones de euros. España espera recibir a partir de esa fecha los 14 aviones comprometidos, ya que la construcción de otros 13 se paralizó por los recortes en los contratos de material de defensa y armamento.

En el acto celebrado este domingo en Lorient, los ministros europeos sí coincidieron en mostrar «su apoyo firme» a la industria comunitaria, a Airbus en particular y reclamaron una investigación rigurosa para que todo sea clarificado «lo antes posible y de la manera más transparente».

En juego están las entregas prometidas y la imagen del proyecto estrella de la aviación europea. Un programa que tiene una dura competencia mundial con los aparatos de transporte que construyen las compañías estadounidenses Boeing y Lockheed. Para hacerse una idea, la parte militar de la compañía, Airbus DS, emplea de forma directa a 2.000 personas en las dos plantas sevillanas y enero anunció más empleos porque la línea de ensamblaje final necesitará más carga para producir 25-26 unidades al año a partir del 2016.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Defensa mantiene la entrega del A400M a la espera de saber por qué se estrelló