¿Imputados en las listas electorales?

Rajoy rechaza que su exclusión sea la norma, porque debe estudiarse caso a caso, mientras Sánchez pone la línea roja en la apertura del juicio oral


Madrid / La Voz

¿Deben ser excluidos todos los imputados de las listas electorales? Los partidos discrepan sobre el criterio que debe seguirse. Mariano Rajoy rechaza que se establezca una norma general, mientras Pedro Sánchez defiende que no pueden ser candidatos los que se tengan que sentar en el banquillo de los acusados. Las dos fuerzas políticas emergentes, Podemos y Ciudadanos, además de Izquierda Unida y UPyD, son partidarios de la exclusión de los imputados de las candidaturas. Esta polémica, motivada por la mayor exigencia ciudadana contra la corrupción, va a hacer que se escruten más que nunca las listas de cara a las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo.

El presidente del Gobierno aseguró ayer que «hay imputaciones e imputaciones» y que, por tanto, hay que analizarlas una a una para no cometer injusticias, ya que «imputación no significa condena».

Imputados y absueltos

Una tesis similar a la que sostuvo el expresidente Felipe González el domingo pasado en una entrevista, en la que dijo que «excluir a todos los imputados de las listas es un inmenso error» y señaló que si se aplicara la Constitución en sentido estricto el político solo debería renunciar a su cargo una vez condenado, aunque añadía que son los partidos los que deben decidirlo en cada caso.

Rajoy recordó que hay numerosos casos de gobernantes y políticos que fueron imputados, con el estigma que eso significa, y luego quedaron absueltos. «El gran problema que tiene hacer que una persona no pueda presentarse a las elecciones por estar imputado es que se está haciendo un juicio antes de que proceda», sostuvo Rajoy en una entrevista radiofónica. «Yo creo que todos los casos son distintos y que, por tanto, en cada caso concreto habrá que tomar la decisión concreta», concluyó.

De momento, el PP ya ha incluido a dos imputados como cabezas de lista para los comicios del 24 de mayo: el presidente de Melilla, Juan José Imbroda, que lo está ante el Tribunal Supremo por un presunto delito de prevaricación; y el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, que declarará como acusado el 27 de abril por un delito de desobediencia judicial.

Por su parte, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, manifestó que la «línea roja» de su partido para no ser incluido en las listas es la apertura de juicio oral, como marca su código ético. Posteriormente, fuentes socialistas matizaron que, además de ese criterio el código interno establece que, en función de la gravedad de los hechos, se podrán tomar medidas excepcionales, como se hizo en el caso de las tarjetas opacas de Caja Madrid o tras la detención del alcalde de Parla José María Fraile.

Chaves y Griñán

En el caso de los expresidentes de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán, las mismas fuentes recordaron que Sánchez se ha comprometido a obligarles a dejar sus escaños en el Congreso y el Senado respectivamente y a suspenderlos de militancia si el Tribunal Supremo les imputa algún delito. Por ahora no les ha acusado de ningún ilícito penal, lo que podría cambiar cuando declaren ante el alto tribunal el 9 y el 14 de abril.

En referencia a las declaraciones de González, Sánchez señaló que él siempre va a ir «un paso por delante de la ley» en su compromiso de regeneración democrática y que, por tanto, no habrá imputados por corrupción en sus listas si se les ha abierto juicio oral.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, afirmó que estar imputado no es un «demérito» que implique renunciar a la política y defendió el cambio de ese término por el de investigado en la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. «Es un término socialmente contaminado, parece que cualquier imputado debería abandonar su responsabilidad, que no puede participar en procesos electorales, aunque algunas veces es solo una denuncia e investigaciones, sin preasignación de responsabilidad», manifestó.

El presidente admite que los casos de corrupción han hecho «mucho daño» al PP

Mariano Rajoy se refirió también en la entrevista a los casos Gürtel y Bárcenas. El presidente del Gobierno negó que conociera la supuesta contabilidad del PP y admitió que los casos de corrupción «han hecho mucho daño» al PP desde el punto de vista del apoyo ciudadano. «Con absoluta franqueza, yo desconocía esa contabilidad B del PP, si es que existe, si existía no era del PP sino de la persona que la hizo, el señor Bárcenas», afirmó. Preguntado sobre si seguirá enviando sms, en relación al que mandó a Bárcenas tras descubrirse que tenía cuentas en Suiza -«Luis, sé fuerte»-, dijo que sí, «porque confío en la gente y no voy a condicionar mi vida a acontecimientos que me hayan podido ocurrir».

Sobre los casos de corrupción que afectan a su partido, aseguró que se atendrá y se someterá a lo que digan los jueces y que espera que el juicio se celebre pronto y se delimite cuanto antes quiénes son las personas culpables y quiénes son inocentes.

Destacó que en el caso Gürtel los jueces, la policía y los fiscales están actuando «con absoluta independencia» y con contundencia y que el Gobierno ha tomado medidas para que un caso como este no se repita, ya que reconoce que la corrupción «es un tema de los peores» de los últimos años y «la gente tiene toda la razón en estar molesta».

Además, explicó que el hecho de que el juez haya considerado al PP como «partícipe a título lucrativo» de la trama Gürtel, igual que a la exministra Ana Mato, supone que no tenía «conocimiento de los acontecimientos». Sostuvo que si el PP está en esa posición es porque un aspirante a alcalde «recibió en su día una ayuda de alguien», no se sabe «exactamente de quién», pero el PP de toda España «no tenía ni la más remota idea» de lo que pasaba en ese Ayuntamiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¿Imputados en las listas electorales?