La cruenta batalla por Madrid 

Enrique Clemente Navarro
enrique clemente MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

La trascendencia de las elecciones ha hecho que Rajoy y Sánchez se hayan quitado de encima a González y Gómez y se haya desatado una guerra en IU

08 mar 2015 . Actualizado a las 11:04 h.

Será la batalla clave de las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo. Decisiva para dictaminar quién ha ganado y quién ha perdido. Esto explica que la designación de candidatos haya sido en algunos casos despiadada. Tanto Mariano Rajoy como Pedro Sánchez no han dudado en cortar cabezas para tratar de mejorar al máximo sus posibilidades.

El presidente ha prescindido de Ignacio González, pese a la insistencia de este en postularse, eligiendo como cabeza de cartel a Cristina Cifuentes. Ni siquiera lo llamó para comunicárselo. El presidente madrileño le ha acusado, sin citarlo, de ceder a la «campaña orquestada» en su contra con la reaparición del caso de ático. El secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, echó sin contemplaciones a Tomás Gómez para colocar a Ángel Gabilondo en su lugar. Llegó hasta a cambiar las cerraduras de su despacho en la sede del PSM. El defenestrado le acusó de dar un golpe de estado.

Lo que se juegan

Para Rajoy, perder el gobierno de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid sería un desastre y un serio aviso de cara a las elecciones generales. Sánchez se juega aquí gran parte de sus aspiraciones a seguir liderando el PSOE, después de que lo apostara todo a Gabilondo. El PP lleva casi veinte años gobernando en la comunidad. Su poder solo estuvo en peligro en el 2003, cuando los socialistas junto a IU sumaron un escaño más que el PP con Esperanza Aguirre al frente. Pero Rafael Simancas no pudo ser investido por la traición de dos diputados de su partido, Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez. Se repitieron las elecciones y la lideresa obtuvo mayoría absoluta. En el 2011 arrasó al PSOE de Tomás Gómez, al que dobló en escaños. En la capital, el PP lleva más de 23 años al mando.