Gobierno y oposición acusan a Pablo Iglesias de no respetar la democracia

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Pablo Iglesias durante el «Otro Estado de la Nación».
Pablo Iglesias durante el «Otro Estado de la Nación». SERGIO PEREZ | Reuters

Le reprochan que niegue legitimidad al Parlamento surgido de las urnas

27 feb 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

«El principal partido de la oposición ahora somos nosotros». «La oposición real a su Gobierno no está en el Congreso». «España se merece un debate entre usted [Rajoy] y yo». «El debate [del estado de la nación] debía contar con la fuerza que más opciones tiene de ganar las elecciones». «Hacía falta que la oposición respondiera al Gobierno, por eso estamos aquí». Las últimas declaraciones de Pablo Iglesias, en las que restó cualquier legitimidad al debate sobre el estado de la nación celebrado en el Congreso y a los partidos que conforman la oposición, por considerar que es él quien la lidera, hicieron reaccionar al Gobierno y los partidos con representación en el Congreso, que ayer cargaron de forma unánime contra el líder de Podemos.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, señaló que falta mucho tiempo para las elecciones y que el debate se celebró con quien está representado en la Cámara. Afirmó además que los políticos tienen que estar en el lugar en el que los ciudadanos «les han colocado» y recordó que mientras Iglesias interpretaba su particular debate de la nación en un mitin, en el Parlamento Europeo, donde ocupa un escaño, había un debate. «Creo que no fue», concluyó.

Pero también la portavoz de Exteriores del PSOE, Trinidad Jiménez, advirtió al líder de Podemos de que para erigirse en líder de la oposición, «hay que conseguirlo en las urnas». Y, al igual que la vicepresidenta, Jiménez acusó a Iglesias de absentista laboral por faltar al pleno del Parlamento Europeo, en donde los grupos pidieron la liberación del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y el cese de la represión en el país latinoamericano. Recordó además a Iglesias que «hay tiempo para todo» y le recomendó que no tenga «tanta prisa».