Feijoo pide a los que plantean cambios que aclaren sus propuestas

Gonzalo Bareño Canosa
G. Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Destaca el rechazo al referendo catalán en Galicia que refleja la encuesta de La Voz

07 dic 2014 . Actualizado a las 05:00 h.

Alberto Núñez Feijoo no considera preocupante que, tal y como refleja la encuesta de Sondaxe publicada ayer por este diario, un 68 % de los gallegos se muestren a favor de una reforma de la Constitución. En declaraciones a La Voz de Galicia durante la recepción en el Congreso con motivo del 36 aniversario de la Carta Magna, el presidente gallego explicó que esa posición no refleja un bloque homogéneo y engloba tanto a quienes están planteando el derecho de autodeterminación como a los que piden, al contrario, que el Estado recupere competencias cedidas a las autonomías o a quienes solo se plantean retoques mínimos en la Carta Magna. A su juicio, se trata de posiciones en muchos casos opuestas que no implican una posición política clara y unitaria.

Ausencias destacadas

El jefe del Ejecutivo gallego considera, al igual que Rajoy, que quienes propugnan reformas en la Constitución deben aclarar a qué tipo de cambios se refieren para que los ciudadanos sepan a qué atenerse. Lo que sí considera significativo es el hecho de que, según recoge el sondeo publicado por La Voz de Galicia, una gran mayoría de gallegos rechacen la celebración de un referendo independentista en Cataluña. «Esa es la verdadera encuesta», señaló Feijoo, quien destacó también el hecho de que un 68,6 % consideren que no debe reconocerse un estatus especial a Cataluña, País Vasco y Galicia.

Feijoo fue uno de los únicos cuatro presidentes autonómicos que asistió ayer al Congreso para celebrar el 36 aniversario de la Constitución, junto a la aragonesa Luisa Fernanda Rudi, el valenciano Alberto Fabra y el murciano Alberto Garre. Llamó especialmente la atención la ausencia de presidentes autonómicos del PP, en particular en un momento en el que Mariano Rajoy está necesitado de apoyos para contrarrestar la tesis que comparten prácticamente todos los grupos del Congreso excepto el PP de que es necesaria una reforma de la Constitución. Ni siquiera el presidente madrileño, Ignacio González, acudió a la recepción, algo que fue muy criticado por algunos de los dirigentes populares presentes ayer en el Congreso.