Josep Ramón Bosch: «Usar solo el miedo es un gravísimo error»

El político subraya que en el proceso no ha habido igualdad de oportunidades

Bosch cree que la respuesta inteligente sería hacer algún cambio constitucional.
Bosch cree que la respuesta inteligente sería hacer algún cambio constitucional.

barcelona / la voz

En medio de un público muy motivado, en la presentación de un libro sobre los negocios de la familia Pujol, Josep Ramón Bosch, presidente de Sociedad Civil, lanza mensajes de perfil alto: «El domingo vamos a vivir el final de esta comedia», afirma entre los aplausos de los asistentes. «Vamos a salir a la calle a convencerlos de que España es un buen negocio». Durante la entrevista, rebaja un par de tonos su mensaje.

-Le he visto muy radical...

-Bueno, a veces hay que subir la moral a la gente.

-¿Qué va a pasar el 9-N?

-Pues que se va a movilizar mucha gente. Seguramente algo más de dos millones de personas en una jornada que será alegre, festiva y sin incidentes. Habrá algunos colegios que estarán abiertos y otros que no y tendremos unos resultados que serán algo así como un 95 % de Sí-Sí; un 3 % de Sí-No y un 2 % de No (la consulta plantea dos preguntas. La primera si Cataluña debe ser un Estado y, en caso afirmativo, si debe ser un Estado independiente).

-¿Y a partir de ahí?

-Esa es la gran pregunta. Francamente no creo que se convoquen elecciones, aunque probablemente tendremos una gran movilización para conseguir un 80 % de ayuntamientos con listas soberanistas. Es posible que Unió se convierta en un partido distinto y, a partir de las municipales, se fragüe una declaración unilateral de independencia.

-O sea, que la tensión va a seguir creciendo.

-Es probable que en el 2015, por agotamiento, se alcance una mayoría constitucionalista, siempre que haya gestos por parte del Gobierno central. Algo como una ley de lenguas, no sé. Que se mueva algo. Usar solo el miedo es un gravísimo error. Lo inteligente sería hacer algún cambio constitucional.

-Ustedes piden que no se acuda a votar, pero hay gente que no es favorable al proceso y, sin embargo, sí quiere expresar ese punto de vista en las urnas.

-Es cierto que hay un sector que sí quiere que quede constancia de que ese rechazo existe. Pero esta consulta es una manipulación de la democracia. No ha sido un proceso limpio. Piense que a nosotros no nos han invitado ni una sola vez a acudir a TV3. Ha habido periódicos que se han negado a publicarnos un anuncio. Esto es una añagaza, por eso recomendamos que no se acuda a votar, porque no ha habido igualdad de condiciones.

-Hay quien piensa que, aunque la consulta hubiera sido legal, al estilo escocés, y hubiera ganado el no, en poco tiempo volvería a plantearse y ganaría el sí; que el proceso, más tarde o más temprano, lleva a la independencia.

-Sí. En realidad en Escocia ya se está planteando algo así dado que es posible que el Gobierno no pueda cumplir con algunos de los compromisos que adquirió durante la campaña. El separatismo es siempre insaciable, de eso no cabe duda. Por eso es importante el ejemplo del Quebec, donde pusieron punto y final a la presión secesionista. Eso sí, después de varias consultas. Tal vez habría que pensar más en serio en el federalismo, porque federar es unir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Josep Ramón Bosch: «Usar solo el miedo es un gravísimo error»