El PSOE rechaza reformar antes de los comicios la elección de alcaldes

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Rubalcaba, con varios cargos socialistas en la visita que realizó ayer a la localidad jienense de La Carolina.
Rubalcaba, con varios cargos socialistas en la visita que realizó ayer a la localidad jienense de La Carolina. efe

Achaca las prisas de Rajoy al miedo de los populares a perder municipios

03 jul 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

El PSOE no se opone a estudiar la propuesta de Mariano Rajoy sobre la elección directa de los alcaldes para que en los ayuntamientos gobierne siempre la lista más votada, pero no está dispuesto a que se apruebe antes de que se celebren las próximas elecciones municipales. Los socialistas consideran que detrás del movimiento de Rajoy se esconde el miedo de muchos alcaldes populares a perder el gobierno de sus municipios en los próximos comicios en caso de no alcanzar la mayoría absoluta. Tanto el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, como la presidenta andaluza, Susana Díaz, advirtieron ayer de que no apoyarán un cambio de la ley electoral antes de las elecciones, que deben celebrarse en el 2015.

Sin pronunciarse sobre el fondo de la cuestión, Rubalcaba señaló que no se pueden «cambiar las reglas del juego en unos meses». Pidió por ello «calma, acuerdo, y tiempo» para estudiar la propuesta de Rajoy, ya que «un cambio de esa naturaleza en la ley electoral exige un amplio acuerdo entre las fuerzas políticas. «No es posible hacerlo sin acuerdo y a pocos meses de las elecciones locales», insistió.

Mucho más crítica se mostró Susana Díaz, quien acusó directamente a Rajoy de pretender «hacer trampas» para sacar ventaja en los comicios mezclando el debate sobre la reducción del número de aforados con el de la elección directa de los regidores. A su juicio, detrás de esta última propuesta se encuentran las malas perspectivas del PP de cara a las próximas municipales. «Me temo que Rajoy tiene el problema de que los alcaldes le han dicho que con estas medidas no ganan las elecciones y en medio del partido quiere cambiar las reglas de juego para darles respuesta», señaló Díaz.

En parecidos términos se pronunció el candidato a la secretaria general del PSOE Eduardo Madina, quien aseguró que el PP quiere reformar la ley electoral por «miedo a perder alcaldías». A su juicio, es «inaceptable» una reforma electoral «unilateral» como la que pretende el PP porque «esas leyes se construyeron por consenso y por consenso deben ser reformadas».

El vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, insistió sin embargo ayer en la necesidad de abrir «un debate sereno» sobre una cuestión que, a su juicio, cuenta con un «amplísimo respaldo social». Sin embargo, Arenas no compartió el criterio expresado también ayer por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, y por el presidente del Congreso, Jesús Posada, sobre la posibilidad de establecer un sistema de elecciones a dos vueltas. Según Arenas, «no es oportuno avanzar más» hasta que en el mes de septiembre se inicien los contactos para tratar de llegar a un acuerdo con los demás partidos.

El líder de IU, Cayo Lara, rechazó sin embargo de plano la propuesta y anunció su «oposición radical», al tiempo que advirtió al PSOE de que no entre en «ese juego» del PP, que, a su juicio, busca «blindarse» para no perder alcaldías en las municipales. Y el presidente catalán, Artur Mas, consideró que los dos partidos mayoritarios tienen «miedo» a perder ayuntamientos» y por eso quieren cambiar la ley, aunque añadió que si «estuviera equivocado y esta no fuera la razón», sí estaría dispuesto a hablar.