La salida de Joan Ignasi Elena del PSC no tiene eco en el sector crítico

La exconsejera Marina Geli no seguirá al líder de Avancem y de momento se queda en el partido porque «Iceta no es Navarro»


Barcelona / Colpisa

La decisión del dirigente del sector crítico Joan Ignasi Elena de abandonar el grupo socialista en la cámara catalana y darse de baja como militante del PSC no ha producido de momento un efecto dominó.

La escisión en el socialismo catalán, calificada por el candidato a liderar la formación de «goteo» de renuncias, ha quedado reducida a Elena. Eso sí, a la espera de lo que hagan el resto de miembros de la corriente crítica Avancem, que lidera él mismo, y que previsiblemente seguirán sus pasos el 28 de junio, al menos eso es lo que expresan buena parte de ellos con sus gestos. El miércoles apoyaron en público a Elena y ayer se reunieron con Esquerra para trabajar en una candidatura conjunta para las municipales.

La que en principio no tiene intención de abandonar la nave socialista es Marina Geli, integrante de la otra crítica corriente, Agrupament Socialista, y que igual que Elena y Nuria Ventura fue apartada por el partido después de que hace un año rompieran la disciplina del grupo en el Parlamento catalán en una votación sobre el derecho a decidir.

Geli, que fue consejera durante el Gobierno tripartito y que está adscrita al ala soberanista del PSC, afirmó ayer que no seguirá a Elena. El argumento que dio es que a su juicio Miquel Iceta, candidato y máximo favorito a liderar el PSC a partir del 13 de julio, no es Pere Navarro, primer secretario durante los últimos dos años y que se enfrentó con los más catalanistas por la estrategia a seguir frente al plan independentista que encabeza Artur Mas.

La exconsejera de Salud señaló que ve «matices» entre Iceta y Navarro respecto a la cuestión soberanista, a pesar de que el aspirante a la primera secretaría aseguró de manera categórica que se equivocará quien busque cambios en su línea política

«Iceta no es Navarro», dijo Geli, en respuesta al reto que lanzó Elena a los críticos del PSC para que le acompañen en su decisión de escindirse. «De momento ha dicho que sí, que sí y que sí a la consulta, con mucha más claridad», añadió Geli sobre Iceta.

Integración

Este, en cualquier caso, ha defendido el referendo como hizo Navarro, siempre que sea legal y acordado entre los Gobiernos catalán y central, y no ha dado muestras de que vaya a alterar el discurso oficialista, que no quiere hacer seguidismo de CiU y ERC.

Geli, que en los últimos meses casi daba por descontada su salida del partido, apuesta ahora por tratar de integrar las diferentes corrientes tras escuchar a Iceta que se ha comprometido a reconstruir el PSC de abajo a arriba y a tender la mano a todos los sectores del partido.

El giro de la dirigente ha levantado suspicacias, pese a que ella ha negado que haya pactado nada con Iceta, aunque las conversaciones entre el candidato y miembros críticos se multiplican estos días. También con Raimon Obiols, histórico del socialismo catalán, con quien Iceta podría contar en el futuro, igual que con Ángel Ros. Iceta ha conseguido además enfriar el ímpetu de uno de los sectores más soberanista del PSC, que el 4 de julio tenía previsto presentar una nuevo movimiento político y que ha decidido posponer su constitución para después del congreso del 19 de julio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

La salida de Joan Ignasi Elena del PSC no tiene eco en el sector crítico