Interior dice que no tiene prueba alguna que vincule a Resistencia Galega con los incidentes

Activistas de la marcha del 22-M denuncian una campaña difamatoria para vincularlos con el terrorismo y anuncian una querella contra Cristina Cifuentes

la voz

El Ministerio del Interior, a día de ayer, carecía de pruebas o indicios solventes que avalen el protagonismo que algunos informes policiales atribuyen a Resistencia Galega ni la presencia de miembros de este grupo radical en los disturbios que se registraron el pasado sábado al final de las marchas por la dignidad que convocaron en Madrid a miles de personas.

Fuentes ministeriales reconocieron que en los informes policiales sobre los sucesos del sábado sí hay alusiones a la presencia en los disturbios de elementos afines a grupos radicales procedentes de todo el Estado, pero señalaron que carecen de datos que avalen un protagonismo destacado de los gallegos. Distintas fuentes policiales con experiencia en el seguimiento de grupos antisistema atribuyen esas imputaciones a versiones policiales de la brigada de Madrid interesadas para eludir responsabilidades en la falta de planificación del dispositivo desplegado.

«Non me consta»

Según Samuel Juárez, delegado del Gobierno en Galicia, «a presenza de persoas vinculadas ao independentismo, que é unha opción política lexítima, é clara e está constatada, igual que había persoas vinculadas con outras opcións políticas. Tamén está constatado -añade- que había persoas que participan con certa frecuencia en disturbios en Galicia e que estiveron tamén en Madrid», informa José Manuel Pan.

Juárez precisó que «a min non me consta que alí houbese persoas vinculadas a Resistencia Galega, porque ademais é un grupo terrorista e se a policía tivera constatación diso tería que actuar contra eles por terrorismo. Esa constatación eu non a teño. Non é o mesmo ser un independentista que ser un radical violento, e tampouco é o mesmo ser unha persoa radical e violenta con ter unha vinculación cun grupo terrorista».

Por otra parte, activistas de la marcha del 22-M denuncian una campaña difamatoria para vincularlos con el terrorismo y anuncian una querella contra Cristina Cifuentes, informa Domingos Sampedro.

Protesta pacífica

Una decena de activistas gallegos de las marchas por la dignidad del 22-M, entre los que figuraban sindicalistas de la CUT y una diputada de AGE, se concentraron ayer ante el Parlamento gallego para proclamar que ellos son la verdadera «resistencia galega» y, de paso, denuncian una campaña de difamación de la Administración del Estado para «criminalizar» una protesta pacífica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Interior dice que no tiene prueba alguna que vincule a Resistencia Galega con los incidentes