Fernando Rueda Rieu: «El general Sanz Roldán le ha echado una mano a la NSA»


Madrid / La Voz

Fernando Rueda, profesor del Centro Universitario Villanueva, es el máximo experto español en espionaje y autor de numerosos libros sobre la materia.

-¿Ha dicho la verdad en el Congreso el director del CNI?

-El CNI no puede reconocer las acciones que lleva a cabo que no se ajustan a la legalidad. Lo que ha hecho el general Sanz Roldán es echar una mano a la NSA dando coartada a lo que ha dicho el general Alexander, que es que los datos habían sido captados por el CNI en el extranjero. Ya se lo pagarán. Estados Unidos no sabía como salir y la coartada ha sido que Snowden no supo interpretar esos datos y que se captaron en el extranjero. Para darle credibilidad, España lo corrobora. Echas una mano, se apunta, y me debes una.

-¿En qué zonas de conflicto puede recoger metadatos el CNI para dárselos a la NSA?

-Ni el CNI ni nadie tiene más medios que la NSA en ningún país del mundo. Sinceramente, dudo que España le tenga que pasar metadatos a Estados Unidos. Entre otras cosas, porque en el espionaje la información en bruto no se suele compartir. Lo que se comparte es la inteligencia. Así que no termino de creerme esta historia.

-¿Actúa el CNI fuera de la ley, en contra lo que se afirmó ayer?

-Lo que diferencia a las fuerzas de seguridad de los servicios de inteligencia es que los primeros actúan para dar información al juez, y los segundos, al Gobierno. El CNI utiliza métodos que el Gobierno no quiere saber. Esos medios con cierta frecuencia van mas allá de la ley, en el caso español, el francés, el americano o en el chino.

-¿Espía entonces el CNI a ciudadanos españoles?

-Espía a quien considera sospechoso, lo que tiene un significado distinto para el CNI y para la policía. Espía por ejemplo sobre la independencia de Cataluña o sobre ETA en el País Vasco. Sobre quiénes pueden apoyarla, políticos o no políticos.

-¿Tiene constancia de que se haya espiado a presidentes del Gobierno españoles?

-Felipe González expulsó en 1985 a dos agentes de la CIA que estaban preparando una penetración en la Moncloa para poner micrófonos cuando se iba a entrevistar con el ministro de Asuntos Exteriores soviético Andrei Gromyko. Al año siguiente, se expulsó a ocho agentes por investigar la vida privada de Alfonso Guerra para chantajearle. Adolfo Suárez detectó espionaje en la Moncloa. Ha ocurrido siempre. Con Mariano Rajoy o sus ministros lo intentarán también. Otra cosa es que lo consigan.

Votación
1 votos

Fernando Rueda Rieu: «El general Sanz Roldán le ha echado una mano a la NSA»