El PP veta que el Congreso debata el reproche a Rajoy por sus «mentiras»

Enrique Clemente Navarro
ENRIQUE CLEMENTE MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

24 sep 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

El PP impuso ayer su mayoría absoluta en la Mesa del Congreso para rechazar que se debatieran en el pleno de mañana las mociones del PSOE e Izquierda Plural que planteaban reprochar a Mariano Rajoy por lo que consideran sus «mentiras» en el caso Bárcenas. La decisión contó con la oposición de los socialistas y CiU, los otros dos grupos que forman parte del órgano de gobierno de la Cámara.

Tanto el PSOE como Izquierda Plural habían tratado de evitar el veto renunciando a pedir la reprobación o la dimisión del presidente. Así, la moción socialista lo instaba a asumir las «responsabilidades políticas que ineludiblemente deben derivarse» de lo que considera «mentiras» en el Parlamento. La de Izquierda Plural quería que el Congreso manifestase su «rechazo» por el comportamiento de Rajoy en su comparecencia en el Senado el 1 de agosto al haber quedado «en entredicho» sus palabras.

Duras críticas de PSOE e IU

No resulta habitual que se rechacen las mociones consecuencia de interpelaciones, como eran estas dos, ya que suelen pasar automáticamente al pleno. Pero la vicepresidenta del Congreso, Celia Villalobos, argumentó que las mociones deben versar sobre cuestiones de política general que dependen del Gobierno y que las decisiones de los partidos no son de su competencia ni se le puede hacer responsable de ellas. El presidente del Congreso, Jesús Posada, había señalado antes de que la mesa decidiera que esas mociones «no son normales». De Cospedal hasta las situó fuera de la legalidad vigente.

PSOE e IU criticaron duramente la falta de talante dialogante del PP. El secretario general del Grupo Socialista, Eduardo Madina, echó en cara a los populares su falta de cultura democrática, y les reprochó bloquear el normal funcionamiento del Parlamento y acabar con la separación de poderes. Aseguró que el veto carece de argumentos jurídicos y no tiene precedentes en la democracia. Cayo Lara (IU) acusó a los populares de tratar de imponer la omertá o ley de silencio por miedo al debate y de querer convertir el caso Bárcenas en un tema tabú.