La cuaresma del PP

La Voz PATRICIA DE ARCE / EFE

ESPAÑA

Lejos de cerrarse, la crisis causada en el partido por el caso Bárcenas tiene ya como principal escenario los tribunales

24 mar 2013 . Actualizado a las 18:42 h.

El Partido Popular llega a esta Semana Santa tras haber pasado su cuaresma particular con el caso Bárcenas, dos meses de una crisis que está lejos de cerrarse y que tiene ya los tribunales como principal escenario.

La fortuna secreta de Luis Bárcenas, pero sobre todo la publicación de los «papeles» -las supuestas anotaciones del extesorero del PP con pagos de dinero negro a sus dirigentes, incluido el propio Mariano Rajoy- han convulsionado al partido en el Gobierno.

Sin estrategia definida

Como en toda cuaresma, el PP ha practicado el recogimiento y el ayuno, con menos apariciones públicas de sus dirigentes e incluso la suspensión de muchas de sus reuniones y ruedas de prensa habituales. Aunque a los populares no les ha dado por la penitencia, porque han negado el pecado del que se les acusa: en todo momento el partido ha subrayado que no ha habido sobresueldos en B, y, en su relación con Bárcenas, ha pasado de no pronunciar su nombre a querer llevarlo ante el juez.

Han sido intensas semanas en las que el PP no ha tenido una estrategia definida, o la ha ocultado. Empezó prometiendo responder con contundencia y tardó más de un mes en presentar sus prometidas acciones legales y vio cómo al asunto de los «sobres» se sumaba un nuevo culebrón, esta vez laboral, con Bárcenas y otro imputado de Gürtel, Jesús Sepúlveda.

Todo ello con petición de dimisiones por parte de la oposición para Rajoy y otros miembros del Gobierno: Ana Mato como exmujer de Sepúlveda y supuesta receptora de los regalos de Gürtel, y Cristóbal Montoro como artífice de una polémica amnistía fiscal de la que se llegó a beneficiar una sociedad del propio Bárcenas.

Nervios y errores tácticos de comunicación

Ha sido, en suma, una dura etapa para el partido llena de nervios, silencios y, como han reconocido algunos dirigentes, errores tácticos de comunicación.

Cuando muchas miradas críticas apuntaban a María Dolores de Cospedal, Rajoy arropó en un multitudinario acto público a su número dos para que nadie cuestionara su liderazgo.

No obstante, han sido contadas las apariciones de la secretaria general y del resto de miembros de la dirección de los populares y, tras un largo paréntesis, el partido parece dispuesto a retomar su actividad con una ronda de debates con la ciudadanía que ayer inauguró la secretaria general en Ciudad Real con el empleo juvenil como tema.