Rajoy intenta tapar el caso Bárcenas con duras medidas anticorrupción

G. Bareño / E. Clemente MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Rajoy dijo que gracias a sus medidas España tiene un futuro del que carecía hace un año.
Rajoy dijo que gracias a sus medidas España tiene un futuro del que carecía hace un año. Benito Ordóñez

Anuncia un déficit por debajo del 7 % y presenta una «segunda generación de reformas»

21 feb 2013 . Actualizado a las 12:18 h.

«Hoy tenemos un futuro y hace un año no lo teníamos». Sobre esa idea construyó ayer su discurso Mariano Rajoy, en un debate sobre el estado de la nación marcado por la sombra de la corrupción. Era sin duda el debate más difícil que ha afrontado en su carrera política y la impresión general, más allá de que ganara o perdiera, es que el presidente sale vivo del trance. Consciente de la imposibilidad de mostrarse triunfalista en una país con casi seis millones de parados, utilizó constantemente el recurso dialéctico de enumerar los datos económicos que a su juicio han mejorado durante su mandato y que invitan al optimismo futuro, pero añadiendo siempre la muletilla de que «no es suficiente».

«Nada de brotes verdes, ni nubes pasajeras, ni anticipos primaverales», señaló, aunque no dudó en presumir de que gracias a él «España tiene ya la cabeza fuera del agua». Frente al aluvión de críticas a su gestión y las propuestas planteadas por Alfredo Pérez Rubalcaba, se limitó a negarle cualquier autoridad moral para plantearlas por haber pertenecido al Gobierno de Zapatero, al que endosó la responsabilidad de todas las duras medidas que ha tenido que adoptar y que han supuesto «sacrificios y sufrimientos» para los españoles. Pese negar que utilice la herencia recibida como «burladero», acudió una y otra vez a ella para explicar la «dramática» situación actual.

Pero Rajoy era consciente también de que, con su partido inmerso en el mayor escándalo de corrupción de su historia, no podía limitarse a un informe burocrático. Por ello, se esmeró en presentar una larga batería de medidas en contra de una corrupción que, según dijo, le «repugna» y propuso un amplio acuerdo a la oposición en esta materia.