Rajoy rompió con las empresas de la Gürtel, pero ascendió a Bárcenas

El entonces gerente presionaba para que se contratara con Correa


Madrid / La Voz

Mariano Rajoy no ha ofrecido todavía una explicación coherente de por qué nombró tesorero del partido a Luis Bárcenas en el año 2008. Y esa explicación es relevante, porque los datos indican que el presidente del PP tenía indicios ya en aquel año de los vínculos de Bárcenas, hasta entonces gerente del PP, con las empresas de Francisco Correa. Y el origen de esa información partió de Galicia.

En el año 1999, Manuel Fraga destituyó a Xosé Cuíña como secretario general del PPdeG y nombró a Xesús Palmou. Este, según reconoció ayer a La Voz de Galicia, detectó irregularidades en las cuentas del partido y exigió a Fraga que destituyera también al entonces secretario de Organización, Pablo Crespo. Entre otras cosas, Crespo dejó una declaración jurada en la que reconocía una deuda de 68 millones de pesetas con Special Events, una de las empresas de la trama Gürtel, sin que constara el concepto o los servicios prestados.

Palmou se negó a pagar esa deuda y ordenó que el PPdeG no volviera a hacer ningún contrato con Special Events. El PPdeG informó a la dirección nacional del PP, en la que ya estaba Rajoy, de las irregularidades detectadas. Y Crespo pasó de inmediato a trabajar en Special Events, fichado por Correa. Pese a ello, el entonces gerente nacional del PP, Luis Bárcenas, llamó insistentemente durante el año 2000 y posteriores a la dirección del PPdeG pidiendo explicaciones de por qué no se hacían contratos con Special Events. Esas llamadas de Bárcenas a la dirección del PPdeG, entre otros al nuevo gerente, Modesto Fernández, intentando mediar a favor de las empresas de Correa han sido confirmadas a La Voz por varias fuentes. La insistencia hizo sospechar al PPdeG de que Bárcenas podía tener intereses compartidos con Crespo y Correa, algo que confirmó la investigación del caso Gürtel. En la contabilidad de la trama corrupta figuraban bajo el apunte «Cobro elecciones gallegas», entregas de comisiones por un total de 131.570 euros a L. B., siglas que la investigación policial y judicial asoció con Luis Bárcenas.

Las irregularidades y las sospechas en el PPdeG sobre Crespo y Bárcenas se hicieron llegar a Madrid. De hecho, desde Galicia se había encargado a la dirección de Génova una auditoría de las cuentas del PPdeG. Y, a pesar de que estuvo controlada por el propio Bárcenas, que como gerente del PP nacional fue quien envió a los técnicos que la realizaron, se detectaron irregularidades contables.

Gracias a la información que el PPdeG facilitó a Génova, Rajoy pudo saber que Special Events y demás empresas de Correa pagaban comisiones a dirigentes populares por cada contrato. Y, como prueba, cuando Rajoy accedió a la presidencia del PP en el 2004 ordenó que Génova no contratara más con esas empresas. De hecho, en diciembre del 2003, Álvaro Pérez, el Bigotes, envió una carta a Rajoy, entonces secretario general del PP, en la que le exigía el pago de lo que les debía el PPdeG y la aseguraba que Bárcenas y Arenas habían dado instrucciones de que se pagara. Y, a pesar de saber que todos los contratos que el PP nacional había firmado con esas empresas que pagaban comisiones estaban firmados por Bárcenas como gerente, lejos de destituirlo, como el PPdeG hizo con Crespo, lo ascendió a tesorero en el 2008.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
39 votos

Rajoy rompió con las empresas de la Gürtel, pero ascendió a Bárcenas