Rajoy ordena una auditoría externa para frenar el escándalo Bárcenas

La tesorera podrá interrogar a los que han formado parte de la dirección


Madrid / La Voz

Cinco días después de saberse que Luis Bárcenas ocultó 22 millones de euros en Suiza y transcurridos tres desde que se publicó que pagó sobresueldos en dinero negro a la cúpula del PP, Mariano Rajoy mueve ficha. Para tratar de frenar el escándalo provocado por estas revelaciones y cortar de raíz el conato de rebelión de algunos barones que le reclamaban que actuara con contundencia, ordenó ayer que se abra «una profunda y exhaustiva investigación interna sobre las finanzas del partido y el modo de retribución del personal del PP», según explicó la secretaria general, María Dolores de Cospedal tras la reunión del comité ejecutivo nacional. Los resultados que obtenga el equipo dirigido por la actual tesorera, Carmen Navarro, se harán públicos y se someterán a una auditoría externa por parte de una empresa privada. La secretaria general señaló que el análisis de las cuentas se remontará «hasta el primer papel de que tengamos constancia», por si se les «ha escapado algo» y que Navarro podrá recabar el testimonio de personas que han pasado por la dirección del PP, pero no el de Bárcenas.

Además, Rajoy anunció que propondrá a las fuerzas políticas un gran pacto contra la corrupción y que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, comparecerá en el Congreso para aclarar si Bárcenas se acogió a la amnistía fiscal para blanquear 10 millones de euros, como sostiene su abogado. Asimismo, el partido se querellará contra todos los que lo difamen.

La línea de defensa de Rajoy y De Cospedal es que el PP no se ha financiado irregularmente y nunca ha tenido cuentas en Suiza ni autorizado a nadie a gestionarlas en su nombre y no se puede responsabilizar de que alguien como Bárcenas, que ya no pertenece al partido, las tenga en razón de sus actividades privadas. Sobre la supuesta entrega de sobres con dinero B, su argumento es que no se ha probado y son los que afirman que existen recibís de los pagos los que tendrían que mostrarlos. De Cospedal señaló en una entrevista radiofónica que por lo que ella sabe ningún miembro del Gobierno o de la cúpula del partido ha cobrado en negro. La número dos del partido no dio ninguna credibilidad al exdiputado del PP Jorge Trias Sagnier, que ha confirmado la existencia de sobresueldos.

La dirección del PP apoyó de forma unánime la propuesta de auditar las cuentas. Sin embargo, antes de la reunión, Esperanza Aguirre dijo que hace falta una regeneración interna del PP y que esta crisis es una «oportunidad» de «acabar con las prácticas corruptas que al parecer anidaban en todos los partidos».

El PSOE considera que «ya no es el momento de auditorías encargadas por el PP, la exigencia de hoy de los ciudadanos es una auditoría en el Congreso», según su portavoz parlamentaria, Soraya Rodríguez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Rajoy ordena una auditoría externa para frenar el escándalo Bárcenas