Un año después de su triunfo, Rajoy dice que lo peor ha pasado

«¿Qué hubiera ocurrido si no hubiéramos tomado las medidas?», pregunta


Madrid / La Voz

«Lo peor ha pasado». Un año después de una victoria electoral por mayoría absoluta que generó grandes expectativas de cambio y de superación de la crisis, esa interpretación voluntarista, que recuerda mucho el discurso de los brotes verdes de la última etapa de Zapatero, es lo más positivo que pudo ofrecer ayer Mariano Rajoy al hacer balance de estos doce meses intensos. Fue el propio líder del PP quien situó muy alto durante aquella campaña electoral el listón por el que ahora se le mide. Y, atendiendo a sus palabras, él mismo admite que esas expectativas están muy lejos de haberse cumplido.

«Sabíamos que iba a ser malo»

Durante una rueda de prensa en la Moncloa junto a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, el presidente del Gobierno afrontó un interrogatorio sobre el pobre balance económico de estos doce meses, que hace que la prima de riesgo en España se encuentre en los 450 puntos. O lo que es lo mismo, que esa prima esté exactamente en el mismo nivel en el que Rajoy la heredó de Zapatero. El jefe del Ejecutivo ni siquiera intentó disfrazar ayer esa realidad. Y se limitó a decir que las cosas podrían estar incluso peor de lo que están ahora. «¿Qué hubiera ocurrido si no hubiéramos tomado las medidas que hemos tomado?», se preguntó retóricamente al ser cuestionado sobre la aparente inutilidad de las duras medidas económicas, las reformas y los recortes de gasto llevados a cabo por el Gobierno. «Ya sabíamos que este año iba a ser malo; y lo dijimos», aseguró en otro momento.

El jefe del Ejecutivo, que hizo de la austeridad su casi única bandera al inicio de su mandato, quiso borrar ayer la imagen de que se ha limitado a tomar decisiones cuyo único objetivo es reducir el desequilibrio financiero. «Las medidas que hemos tomado no son solo para reducir el déficit. Hoy nuestro principal problema no es el déficit, sino la financiación», señaló, en un giro acorde con sus actuales exigencias a Bruselas para que garantice una prima de riesgo para España en torno a los 200 puntos antes de pedir el rescate.

Medidas que «hacen daño»

Una vez más, Rajoy admitió que lo que está haciendo no es lo que prometió y que es consciente de que algunas de las decisiones que está tomando «hacen daño» a los ciudadanos. «Las medidas que hemos tomado son difíciles de comprender y explicar, pero son imprescindibles para crear riqueza en el futuro», señaló. «Al Gobierno no le ha cogido esto de sorpresa. Sabemos que el 2013 será mejor que el 2012 y que en el 2014 volveremos a crecer», dijo, rebajando algo su discurso de hace solo una semana, en el que apuntó que la recuperación podría comenzar a finales del próximo año.

En un mensaje ausente de cualquier triunfalismo, Rajoy apuntó incluso algunos datos que consideró «buenos». «Que España tenga una balanza positiva con la zona euro no había ocurrido nunca, por ejemplo, y siempre que España se ha abierto al exterior le ha ido bien», señaló. «Estamos en una situación difícil, pero es transitoria, estamos damos pasos en la buena dirección, aunque todavía queden momentos muy difíciles», concluyó Rajoy a modo de balance a un año de su triunfo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Un año después de su triunfo, Rajoy dice que lo peor ha pasado